viernes, 21 de mayo de 2010

Sólo sé que no sé nada. Las Ventas 20 de mayo de 2010

Esta ha sido una de esas tardes que salgo confundido, sin una idea precisa de lo que ha pasado ante mis ojos.

No sé si los toros de Baltasar Ibán han sido los responsables de tan grisáceo festejo, o han sido los diestros quienes han sido incapaces de descubrir la potencialidad de los astados.

No sé si los toros de Ibán estaban bien o mal presentados, por vareados y/o degollados (salvo el aleonado y serio sexto), o más en el tipo de contreras que la de juanpedro.

No sé si es plausible envolverse en la senyera y cubrirse con barretina, para reivindicar la catalanidad del toreo.

No sé si los lentos naturales de Serafín Marín al segundo, arrastrando la muleta por la arena, habrían sido posibles metiéndose al toro más para adentro y agarrando el estaquillador más centrado.

Ante tanta duda, podría haber tirado por la calle de en medio (o por la contraria) poniendo a los espadas como no digan dueñas, (manteniendo que se habían dejado escapar la corrida), o despotricar contra el ganado (defendiendo que su mansedumbre era incompatible con el lucimiento). Pero, como algún torero que yo me sé (y el lector, si es fiel, adivinará), yo no sé taparme.

Dicho lo cual, me tiro al ruedo y doy mi impresión nada firme: la terna ha estado por encima de los flojos ibanes. A ello quizás contribuya que no esperaba nada de Eugenio de Mora ni de Serafín Marín.

Bien es cierto que Luis Bolívar posiblemente se equivocó doblemente en el sexto, un cinqueño de seis yerbas, primero dejando a Leiro (que olvidó la doble entrada exigida en plazas de primera) castigarlo excesivamente en un primera vara en que el toro se empleó y metió los riñones, y después iniciando la faena con un cite en los medios, dejando que se estrellara con la muleta en el cambiado por detrás (y por partida doble), en vez de tantearlo templadamente.

De lo que estoy seguro es que me gustaron esos naturales (bien es cierto que despegados) de Serafín Marín al segundo, la gran estocada de Eugenio de Mora al cuarto, y el tercio de varas de Domingo García al cuarto. Suficiente para no salir deprimido.

Cuadro de puntuación de la corrida de Baltasar Ibán del 19/05/2010 en Las Ventas
(Cada aspecto está puntuado de 0 a 5, y la nota media es ponderada, al no tener todos los aspectos el mismo peso en la puntuación)

Nota: Publicado originalmente en el blog estrapicurciela

No hay comentarios:

La ganadería de Juan Luis Fraile en los Sábados Taurinos de Cadalso de los Vidrios

La última charla del ciclo de Sábados Taurinos que organiza la Asociación Taurina Cultural de Cadalso de los Vidrios , se dedica a la ganad...