miércoles, 20 de enero de 2016

Premios taurinos de Cadalso de los Vidrios


El próximo sábado 23, a las 8 de la tarde, se celebrará la ceremonia de entrega de los premios del XIII Racimo de Oro, a los triunfadores de la Feria de Novilladas del Cristo de Cadalso de los Vidrios 2015, que son:

Mejor Novillero: Jesús Enrique Colombo.

Mejor Novillo: “Ladino” de la ganadería de Sánchez Urbina.

Mejor Estocada: Diego Carretero.

Accésit: Rafael Figuerola y Raúl Cervantes.

A propósito de este evento, es oportuno traer a colación los antecedentes de los Premios Racimo de Oro, cuya primera edición se remonta a 2003. Tres años antes, auspiciados por aficionados locales, tuvo lugar la entrega de los trofeos de la Feria del año 2000. Miguel Moreno me ha facilitado el texto de su presentación: 

TROFEOS TAURINOS CADALSO 2000


En primer lugar saludaros cordialmente y agradecer vuestra presencia, a continuación deciros que estos galardones taurinos que se entregan seguidamente, se deben a la loable iniciativa de las entidades que los patrocinan y que han tenido en Ángel García al precursor entusiasta y al organizador desinteresado que con su ardua tarea ha conseguido que por fin hoy sean realidad.

Junto a Ángel han colaborado y subvencionado los mismos: Bar El Parador, parada obligada e imprescindible si se quiere degustar sus exquisitos y variados aperitivos regándolos con los buenos caldos cadalseños y la cerveza tradicional. Hotel Moncho, en el que nos encontramos, que contribuye a dar realce y prestigio a Cadalso con esta esmerada atención que tiene a gala brindar a sus clientes. Carnicería Juanito, que siempre se significa con su apoyo a la buena carne y a todo lo que huele a torerías en Cadalso, los días previos a las Fiestas del Cristo, nos sorprende con sus originales carteles que anuncian la venta de la carne de los toros que se lidiarán en nuestra entrañable plaza, no nos olvidamos tampoco de los artísticos calendarios taurinos que cada fin de año nos recuerdan que ya está cerca la próxima temporada. En este bonito proyecto no podía faltar la participación, la subvención y el apoyo de un Ayuntamiento tan taurófilo como el nuestro, regido por un alcalde aficionado y, para más señas, currista convicto y confeso por los siglos de los siglos. Gracias a ellos por crear estos premios y ánimo para seguir en la brecha en años sucesivos, con éstos y nuevos mecenas, hasta lograr convertirlos en tradicionales cuando a Cadalso llegue este octubre impregnado de olor a mosto y cargado con ese cariño húmedo y dulce que atesora la melancolía otoñal. Muchas gracias de nuevo.

Bien. Y felicidades a los justos triunfadores de la Feria cadalseña del 2000 elegidos, como si de una revelación se tratara, por un Jurado compuesto por humildes aficionados locales entresacados de entre los cientos que en Cadalso son. Enhorabuena al ganadero de Terrubias por esos dos toros (primero y segundo) lidiados el 16-9-00, que demuestran al aficionado que no todo está perdido, que aún existe esa casta imprescindible para que el torero triunfe ante el peligro de un toro que a su vez le proporciona gloria y felicidad en dosis parecidas a las que recibe el aficionado. No podemos olvidar que la dicha en el toreo la provoca el latir acompasado y al unísono de tres corazones: el del toro que la genera, el del torero que la difunde y el del aficionado que la recibe y recrea. Siga ganadero, por favor, criando toros como los premiados que afortunadamente son los que nos hacen sentir esa dicha que nos estremece hacia dentro y en silencio. Enhorabuena al torero Carlos Casanova, que está en la línea de los más puros toreros de plata, aquellos que te ponen la piel de gallina cuando te pellizcan el corazón con uno de esos pares de banderillas que te sobrecogen hasta las lágrimas: ese acercarse lento a los toros, ese reunirse con ellos sacando los palos de abajo para clavar arriba y luego salir caminando con torería y majeza; así son sus pares de banderillas, ¿quién da más? Enhorabuena al novillero Luis Vilches, porque su toreo nos recuerda a alguien solitario que mira el pinar del Concejo encaramado al atardecer sobre una piedra, a un chiquillo que lanza una cometa desde la peña Muñana a la infinidad del espacio y del tiempo cadalseño o a un maletilla capaz de cobijar entre los pliegues de su muleta toda la belleza de su toreo onírico. Enhorabuena al matador Mariano Jiménez, que torea, como dijo alguien, como los demás toreros sueñan, que torea sobre las nubes suspendido de un sentimiento, que torea como aquejado de una herida emocional eterna que necesita transmitirnos a los demás. Torear es para él lo que era para Rafael “El Gallo”, el divino calvo, “tener un misterio y saber decirlo”, ese es el toreo que nos contagia emotividad y amor. Estas y otras cosas suelen ocurrir en una plaza de toros cuando por la arena andan toros y toreros como éstos, capaces por si solos de conmoverte y trasladarte inmediatamente a tus tiempos más felices.

Bueno. Y para finalizar un respetuoso ruego al Ayuntamiento: que procure con su ejemplo encauzar, ayudar y contar con la afición de Cadalso para que nos sintamos orgullosos de nuestra plaza, que es ese lugar redondo donde guardamos los cadalseños angustias y ternuras pasadas y presentes. Trabajemos unidos con generosidad y amplitud de miras para conseguir rentabilidad a ese dinero que también es nuestro y que se entrega a una empresa taurina para subvencionar nuestra Feria; trabajemos también por el toro íntegro, por los honorarios justos a los toreros, por hacer realmente populares los precios de las entradas, por informar al público de los cambios que sufren los carteles, por unos veterinarios que no se vean presionados con espurios intereses, por elegir un equipo presidencial que intente impartir justicia desdeñando el triunfalismo pero reconociendo el triunfo legítimo que demandan los espectadores y… trabajemos igualmente para que seamos felices, porque es lo más importante y parece que no nos damos cuenta de ello. Si no colaboramos para lograr estos fines entonces no nos quejemos después. Unidos (Ayuntamiento, empresa y aficionados), podemos mejorar nuestra Feria para que alcance así la categoría que por tradición e historia la plaza de toros de Cadalso de los Vidrios merece. No es mi intención ni muchísimo menos dejaros mal sabor de boca pero tampoco quiero mentirme a mí mismo, que es la mentira más tonta que conozco. Pienso modestamente que si queremos que algo tenga credibilidad estamos obligados a decir las cosas que a nuestro parecer no funcionan para así buscar soluciones. Y es que, además, si me callo reviento y después no podría tomarme unas cañas en vuestra grata compañía.

Nada más, perdonar el atrevimiento de dirigirme a vosotros y enhorabuena una vez más a los genuinos protagonistas de ésta y de muchas tardes: los ganaderos de verdad y los toreros auténticos, con ellos tenemos el privilegio de compartir este rato en Cadalso,

MIGUEL MORENO GONZÁLEZ


Agustín Ríos, 'el de Cádiz', in memóriam. Las Ventas, 24 de septiembre de 2017

El tercer "desafío ganadero", como era de prever, ha estado más concurrido que los dos anteriores, porque se ha programado como p...