domingo, 9 de junio de 2013

Toros de primer tercio. Las Ventas 8 de junio de 2013

La Tauromaquia actual es el resultado de una larga evolución que ha ido cambiando la valoración del toro y del torero, valoración que hoy gira casi exclusivamente sobre la faena de muleta. Para el lucimiento estético del torero con la franela se ha ido seleccionando un tipo de toro sin poder, al que no se castiga en varas y que aguanta después más de 60 muletazos. Cuando sale otro tipo de toro, que se emplea en el primer tercio desde los lances de saludo hasta la última entrada a los pencos, el modelo cambia, los diestros animan a sus varilargueros para que apliquen el brazo fuerte de la puya, y el personal se aburre, porque le han dicho que el toreo es dar 40 derechazos, 12 naturales y 6 pases de pecho... más 2 circulares invertidos.

Todo preparado para masacrar a los ibanes. Andrè Viard conversa con Israel de Pedro

La corrida de Baltasar Ibán, de desigual presentación, muy justa en algún caso, ha sido fuerte, brava en el peto y no se ha comido a nadie. La "acorazada" la ha masacrado y, por ello, ha llegado algo desfondada a la muleta, aunque sin doblar una pezuña. De los seis, solo el sexto ha manseado y ha rehusado acudir al caballo. Los demás, incluido el devuelto, han cumplido sobradamente en varas.

Los que no han cumplido han sido los picadores, los diestros y los subalternos, con honrosas excepciones: Mario Herrero, Curro Robles, Félix Rodríguez y Víctor Manuel Martínez.

Y tampoco don Julio Martínez, pero esto ya es habitual. Ha demostrado poca afición al cambiar el tercio sin dejarnos ver cual habría sido el comportamiento de "Bastonito" en una tercera vara, aunque se le hubiera simplemente señalado. El de Ibán había empujado con fijeza en una larga primera vara y galopado después para la segunda, ya más breve, en la que le citó con torería Mario Herrero. Por otro lado, un hombre tan reacio a sacar sobreros, incumpliendo el Reglamento al mantener toros no aptos, hoy ha devuelto a "Camarito" un toro que había metido muy bien la cara en el saludo de capote y que acudió con alegría en las dos entradas al caballo, empleándose en el peto, de resultas de lo cual se partiría el cuerno por el final de la pala. Pues bien, el Reglamento no dispone que en tal caso haya devolución. De resultas de lo cual nos ha sacado un montecillo, o sea, un toro de los de todas las tardes. ¡Fuera del palco!

Me da pereza escribir con detalle sobre Diego Urdiales, Juan Bautista y David Mora, porque ni han tenido disposición ni cabeza para entender la corrida. Para colmo de males, es difícil matar peor. Salvemos el saludo con el capote de Bautista al segundo y de David Mora al tercero, más un quite por gaoneras muy ajustadas..

Es una lástima no haber visto este interesante encierro en otras manos más decididas y más lúcidas. No será fácil volver a ver otra corrida de toros que de salida vayan fijos a los capotes, acudan galopando a los caballos y empujen en el peto. Toros de primer tercio. Toros de antes. Toros que me gustan. Toros de lidia.


Cuadro de puntuación de la corrida de Baltasar Ibán (5) y El Montecillo (1)
(Cada aspecto está puntuado de 0 a 5, y la nota media es ponderada,
 al no tener todos los aspectos el mismo peso en la puntuación)

Tarde fresca y viento de gallego

Pasillo de recepción a los toreros

El mozo de espadas Herminio Martínez con el fundón de los aceros y la funda de la montera

Cemento en la sombra

La primera vara a "Agradecido" se la pusieron delante del Fundi

"Agradecido" acomete con violencia en la segunda entrada...

... de resultas de la cual hubo tumbo para Manuel Jesús Bernal

A estas alturas "Agradecido" ya presentaba señales evidentes del castigo

Acometió con fuerza en la tercera vara y volvió a derribar al varilarguero

Le pusieron a distancia para la cuarta vara...

... y acometió con decisión para después salir suelto

"Camarito" antes de partirse el cuerno en el peto y ser devuelto por don Julio

Cielo gris, con foco de luz sobre Las Ventas

Paco María detiene al de El Montecillo en la segunda vara

Mario Herrero da los pechos de la montura, pero clava traserillo a "Bastonito"

Manuel Burgos señala trasero a "Asustado" en la primera vara...

... y todavía más trasero en la segunda

Puchano se ensaña con "Peletero"

"Barberito" lucía poco trapío por atrás

Israel de Pedro hizo bien en salir a por él, pero recargó más de la cuenta

Gris cemento y gris actuación de los que desfilan

viernes, 7 de junio de 2013

Claroscuros de Joselito Adame. Las Ventas, 7 de junio de 2013

La tarde fue para el que no estaba anunciado en el cartel. Joselito Adame vino a sustituir a Iván Fandiño, y trajo el esportón cargado de ambición, de inteligencia y de firmeza. Con tal bagaje cualquier torero suele destacar, máxime si encuentra toros que se prestan a su lucimiento, como los que trajeron los Lozanos. Una corrida que, como dicen los taurinos, "se dejó". Eso quiere decir que los bichos no han planteado serios problemas a la terna. Ninguno pude calificarse de bravo en el caballo, porque en la segunda entrada, que es la que cuenta, o han sido tardos o no se han empleado. Pero en la muleta todos han dado opciones, especialmente quinto y sexto.


Joselito Adame no perdonó un solo quite. En el cuarto por navarras

Joselito Adame se hizo presente ya en el primero de la tarde, con un buen quite por gaoneras de pies juntos y clavados en la arena, que provocó la réplica de El Cid. Al cuarto le hizo un quite por navarras algo embarullado por la falta de recorrido del burel, lo que precisamente desaconsejaba estos lances.

El segundo de la tarde salió distraído y doblando las manos. Sin emplearse en el peto anduvo remiso en el quite por chicuelinas del mejicano que fue de mando en los vuelos del capote. Muy parado en palos, Adame supo que no había otra que atacarlo, pero pecó de perfilero en los derechazos, ajustándose más en los naturales ayudados. Mejores los adornos genuflexos y los desplantes. Su mayor defecto es uno muy grave: no marca los tiempos en la suerte de matar, echando la muleta a la cara al tiempo que mete la mano del estoque. Eso hizo que la estocada honda quedase atravesada y necesitase de descabello.

El quinto de Alcurrucén tenía por nombre "Alcaparrito" y escaso trapío. También distraído de salida y sin emplearse en el peto y en palos, demostró poca codicia en el quite por zapopinas, movidas y con rectificaciones. Con decisión, el manito inició con pases de guarbarrera para salir a los medios y enganchar tandas ligadas al burel, que empezó a romper a bueno, en las que alternaron pases ajustados y templados con otros sin apreturas y con la pierna retrasada. Con la zurda se lo pasó por la faja. Supo resolver con martinetes los parones y  buenas fueron las trincheras. Tras unas manoletinas enganchadas, volvió a fallar a espadas con un feo pinchazo en los bajos, antes de cobrar una estocada delantera. El respetable soslayó tan grave fallo y pidió mayoritariamente el despojo.

En resumen, buena tarde de Adame, pero con esas zonas oscuras de fases de neotoreo y, sobre todo, de estar muy verde en la suerte suprema.

No puede decirse lo mismo de El Cid y de Juan Pablo Sánchez.

El de Salteras anduvo a la deriva en ese quiero y no puedo a que ya nos ha acostumbrado. No es que sus toros fuesen buenos, pero en otros tiempos le hubiesen servido. Con el primero, tardo pero repetidor en corto, anduvo indeciso y con demasiados enganchones. El cuarto se frenaba y salía de los pases con la cara arriba, quizás por culpa de una banderilla que Alcalareño dejó en el cuello, y El Cid no supo resolver el problema. Mató mal, pero esta vez no perdió nada por el mal uso del acero.

El de Aguascalientes anduvo vulgar con el capote toda la tarde. El tercero fue un borrego que entraba humillado, andando y sin hacer un mal gesto. Pero el sexto era un toro extraordinario por el pitón izquierdo al que Juan Pablo fue incapaz de sacar un solo natural limpio. Comete además el pecado de no adelantar la pierna contraria ni en el cite del primer pase de cada serie. Defectuoso con los aceros, bien pinchando, bien tirándose a los sótanos.

Mala tarde también de los subalternos. Por fallar, hasta anduvo poco inspirado El Boni en la brega. Se aplaudió a Pepillo Hijo, perdonándole que tapara la salida al tercero.

Cuadro de puntuación de la corrida de Alcurrucén
(Cada aspecto está puntuado de 0 a 5, y la nota media es ponderada,
 al no tener todos los aspectos el mismo peso en la puntuación)

Viento del oeste y tarde fresca

Juan Pablo Sánchez escoltado por Candelas

Repartiendo castoreños

José Luis Lozano, Jaime Ostos y Simón Casas, los tres de durse, en el patio del desolladero

Reflexionando en lo alto del tendido

Algo más de media entrada

 
"Barbero" cornea al caballo de Juan Bernal

Óscar  Bernal recibe a "Bilbaíno"

El Pana, con puro y sombrero de ala ancha (Stetson), recostado en el tendido del 6

Pepillo Hijo agarra bien a "Licenciado"

Espartaco se emplea con "Valenciano"

Un "fashion" de la grada

Héctor Vicente cuida a "Alcaparrito"

El Pana, con su Stetsonse vino al 3 para aplaudir a su compatriota Adame

Antonio Saavedra señala bien a "Alcalá"

Joselito Adame se va de Madrid pisando con fuerza

Saludo al pasado en la "Beneficencia" (Miguel Moreno)

05062013-_MG_0385
Rafael de Paula en el tendido alto del 7, en la corrida de la "Beneficencia" de 2013.
Imagen tomada del  blog de Rafa Carlevaris

(A mi hermano Jose, que lo descubrió conmigo
 y desde entonces vive con él)

Le hicieron saludar confundido entre el calor y el guirigay del tendido alto del “7”. Saludó con un sombrero tipo panamá que sujetaba con su mano derecha, casi no sonreía y tenía su sempiterna toalla blanca rodeándole el cuello de su camisa aparentemente blanca. Yo estaba en el “10” con Paloma, ocupando los abonos de mi hermano Jose (¡Qué grande me parecen Las Ventas desde allí!). No reconocí a Rafael al principio y eso que un momento antes hablaba a Paloma a cuento de otras tardes suyas de Beneficencias esculpidas con emociones. Me enteré después cuando se lo oí decir a un veterano aficionado caminando por la primavera de la calle Doctor Esquerdo; fue un momento antes de encontrarnos con Paquita, mujer de José Luis Acuña, acompañada de la hija de ambos; andábamos buscando una expendeduría de confidencias y de cervezas frías. Perezoso empezaba a nublarse el cielo madrileño de cárdeno, como aquel toro de Buendía al que le hizo un quite interminable la víspera de mi cumpleaños de 1987. El toro le pertenecía a Ortega Cano y el arte a Rafael, aconteció antes de que saliera “Corchero”, de Benavides. Aquella tarde otoñal también estaba nublada y llevaba un vestido corinto y azabache para sustituir a Julio Robles. Llevé a mi hermano Jose -un crío- a esperarle a la puerta de cuadrillas. Se bajó de un viejo y destartalado Dodge Dart que conducía Eugenio, su mozo de espadas, le flanqueaba su fiel José Rivero, “Pepón”. Sonrió melancólicamente ausente. Y como nunca antes le vi sonreír le dije premonitoriamente desmadejado a mi hermano chico: “¡Hoy la arma!”

Saludaba con la mirada perdida en el infinito a su pasado; no saludaba a su indolente presente, ni siquiera a su futuro inexistente. Blandía su sombrero en alto y miraba hacia el Oeste, donde se adormecen con el sol los Dioses del Toreo. Nadie pareció adivinarlo, ni siquiera lo imaginaban y mucho menos lo intuían, pero él saludaba a su pasado y al nuestro. Su pasado de grandeza humana íntima y de renuncia torera, de bella esperanza y de miedo previsible, de rodillas rotas y tartamudeo emocionado. Aquel pasado de cintura rota y muñeca partida que te dejaban pensativo y provocaban que las curvas de sus pases fueran infinitas, eternas, sublimes. De inacabadas caricias eran, de titubeos finales que le daban a su obra la imperfección del genio. Y se enamoraba toreando. Uno no puede torear bien si no está enamorado, me decía en La Jara mirando el vuelo de los pájaros al atardecer mediterráneo.
Hay que amar para torear bien y transmitirle al toro tu amor para que él se convierta en cómplice de tu obra apasionada, inolvidable y efímera. Luego calló.

Todo arte es una revelación secreta, una maravilla nueva y desconocida. Un sobresalto de placenteras sensaciones que saboreas cuando todo ha pasado y tornas a ser feliz cuando te vuelve a asaltar su recuerdo. La gente iba a ver torear a Morante porque alguien les había dicho que torea con arte, que es único, que es genuino, que es sorprendente… Incluso ellos mismos lo habrán comprobado una tarde que sintieron por aproximación aquello que un poeta les contó. Este, para mí, es un descubrimiento del arte por inducción, que no por revelación milagrosa. La maravilla del arte es cuando te encuentras con él de sopetón, de bruces y mano a mano con tu soledad, como si estuvieras ante un abismo de emociones que te deja indefenso y aturdido. Lo descubres sin mediar formación intelectual, ni cultural, ni espiritual alguna. Así me parece que descubrí yo el arte: mediante la revelación de Rafael de Paula (y V de Alemania). Y aquello me trastornó, me transfiguró y marcó mi vida ya para siempre. Y no exagero un ápice. Soy todo lo sincero que puede ser un hombre ignorante e inseguro dominado por la emoción y el sentimiento del arte. Yo descubrí todas estas cosas en mi pasado ingenuo. Y Rafael de Paula, también. Por eso él saluda siempre a su pasado porque cobija el arte que le hace vivir. Ese encanto de un pasado asombroso me lo recuerda en numerosas ocasiones mi hermano, a la sazón un niño conmovido, ahora un hombre luchador. Y desde entonces nunca podemos evitar sonreír felices mientras lo vemos pasar volando enamorado.


Miguel MORENO GONZÁLEZ

jueves, 6 de junio de 2013

Un sobrero de Puerta Grande. Las Ventas 6 de junio de 2013

Hoy se despedía (con más propiedad, le despedían) don Manuel Muñoz Infante y su último pañuelo verde nos ha brindado un gran toro, cinqueño y de encaste núñez, al que, eso sí, le faltó entrega en el peto. "Costasol", que así se llamaba el de Manuel González Sánchez-Dalp, colorao chorreao, de 543 kilos, lo anunció en los lances de saludo y no dejó de embestir hasta que Uceda Leal lo pasaportó de una gran estocada.

Don Manuel Muñoz Infante presidió por última vez

Confirmaba el mejicano Sergio Flores, torero mejicano que se prodigó mucho de novillero por Madrid y alrededores, destacando en sus inicios para ir poco a poco estancándose. Sólo ha podido matar el toro de su confirmación porque se ha cogido dos veces. He escrito bien, curioso lector. Se ha cogido él, porque el toro, por bondadoso, nunca lo habría hecho. Una en la salida de una pase en que se quedó en la cara y otra al entrar a matar sin marcar los tiempos, ni dar salida a "Jareño". Antes, anduvo vulgar con el capote y retorcido y al hilo con la muleta. Aguantó en el ruedo, pese a la cornada y a la paliza que llevaba, hasta que descabelló al toro. El gesto fue lo más destacado de su tarde.

Por tal cogida, Uceda Leal mató a tres, dos de Juan Manuel Criado y al mentado sobrero de Manolo González. El madrileño no ha tenido nada que ver, afortunadamente, con el de la pasada Feria de San Isidro. Estuvo a gusto con el noblón y flojo segundo y algo desordenado con el mansísimo sexto, siempre a su aire, sin fijeza y que intentó saltar dos veces la barrera. A ese segundó lo liquidó de una media y al sexto de una meritoria estocada, dadas las condiciones descompuestas de "Engalanado". Con el cuarto bis dibujó buenas verónicas de saludo y lo llevó con garbo al caballo, aunque tuviera que tirarle el capote a la cara para quitarse de una arrancada entre puyazo y puyazo. Tras el lamentable tercio de banderillas de Molina y Antoñares, quedó templado, humillado y largo, muy largo, en la muleta. Muchas fueron las series y sólo en la séptima, por naturales, el madrileño anduvo a la altura de "Costasol". La estocada fue de las buenas de Uceda y la petición, mayoritaria. Pero la Puerta Grande se le escapó. Antes, en el primero estuvo elegante en un quite de dos delantales y media.

Curro Díaz, casualmente apoderado por el ganadero del sobrero, llegaba con ganas. Todo esto dicho por un cadalseño amigo del jienense. El tercero se paró en los lances, mejoró en el caballo y persiguió a los banderilleros. Quedó noble pero tardo y sin codicia, y Curro inició con una tanda pinturera para seguir con pocas apreturas. Mató mal, sin dar salida nunca al toro. Con el quinto pudo lucirse en el saludo, pero empujó mucho en la primera vara y quedó con la cara alta, sin recorrido y buscando en medio del pase. De nuevo, mal con los aceros. Seguiremos esperando.

Mala tarde de banderilleros, otra más, de los que se salvan Pablo "Pirri" y Jesús Robledo "Tito", que solventaron con dignidad la difícil papeleta del sexto. Entre los varilarqueros destacó Valle Quinta en el quinto.

Cuadro de puntuación de la corrida de Juan Manuel Criado (5) y Manuel González Sánchez-Dalp (1)
(Cada aspecto está puntuado de 0 a 5, y la nota media es ponderada,
 al no tener todos los aspectos el mismo peso en la puntuación)

Despejado con viento de poniente

Poniendo a punto la acorazada

Volvimos a la media entrada

Óscar Bernal engancha a "Jareño"

Pedro Iturralde en el segundo puyazo a "Tímido"

Agustín Navarro aguanta el topetazo de "Talaverano"

"Tejedor" claudica

"Costasol" recibe la puya de Francisco de Borja

Valle Quinta clava arriba a "Sultán"

Romualdo Almodóvar pica a "Engalanado" a caballo atravesado

La cuadrilla de Sergio Flores abandona el coso

Agustín Ríos, 'el de Cádiz', in memóriam. Las Ventas, 24 de septiembre de 2017

El tercer "desafío ganadero", como era de prever, ha estado más concurrido que los dos anteriores, porque se ha programado como p...