lunes, 29 de septiembre de 2014

El tributo de la sangre en una noble y floja novillada de Victoriano del Río. Moralzarzal 29 de setiembre de 2014

Lo inseguro de la meteorología aconsejó al aficionado el desvío desde Guadarrama, destino previsto inicialmente, hacía el cobijo de la cubierta de Moralzarzal. Menos de media entrada, sin programa de mano, charanga de siete músicos y gran pantalla anunciadora de los novillos, como novedad tecnológica, que bien podría servir además para identificar a los picadores y banderilleros actuantes.

La nota trágica fue la cogida en el muslo de Fernando Rey

De los seis novillos de Victoriano del Río, tres, que correspondieron a Clemente, podrían lidiarse como toros dos días después. Aunque cuatro salieron astillados de chiqueros, el aficionado califica la presentación como correcta. El aficionado deduce que el hecho de ser mayoritariamente playeros es el responsable de que se hayan lidiado como novillos. En el balance de su comportamiento, han destacado su movilidad y su buena pelea en varas. El aficionado, que gusta de calificar numéricamente los distintos aspectos, no puede aprobar, sin embargo, su comportamiento con el jaco por la malísima costumbre, plenamente aceptada por la afición española (que no por la francesa), de que se administre la dosis completa en el monopuyazo. Se impide así poder comprobar la reacción de los novillos en una segunda vara, cuando ya saben lo que conlleva acudir al peto. También han sido nobles, incluso el responsable de la cogida, a excepción del geniudo quinto y el cuarto, que acusó probablemente el encontronazo con el burladero al inicio de la faena de muleta, del que fue responsable Martín Antequera desde la tronera. Su punto negativo ha sido la falta de vitaminas, especialmente en primero y sexto, porque las claudicaciones del cuarto en la muleta las vincula el aficionado al susodicho lance del burladero.

Fernando Rey venía de vérselas en Arnedo con una encastada novillada de Baltasar Ibán, y parecía dispuesto a no dejarse mojar la oreja en Moralzarzal. Lanceó muy firme en el saludo, llevó el novillo al caballo con un vistoso galleo y se lució en un quite artístico con el capote a la espalda. "Condor", que no era un pájaro, llegó muy flojo a la muleta, quedándose corto. El malagueño no se arredró por ello y plantó los pies en la arena, queriendo hacer el toreo puro, lo que le costó la cornada seca en un derrote por el izquierdo, que abrió un manantial de sangre en el muslo izquierdo y lo llevó a las expertas manos de don Máximo García Padrós.

El percance trastocó el orden de lidia y dejó la tarde en un mano a mano, del que salió triunfador Clemente, al que correspondieron los tres animales de 3 años y once meses. El francés también cuidó de torear con el capote, algo que hoy en día el aficionado agradece, y estuvo más que aceptable, tanto en los saludos, como en la puesta en suerte al caballo y en los quites. En el debe, dejar a sus picadores pasar por la tostadora a los utreros. Por tal motivo, el noble segundo quedó apagado en el último tercio y el sexto, que era un dije, blandeó en exceso. Si añadimos el suceso del burladero en el cuarto, queda completo el cuadro de lo que pudo haber sido y no fue con la muleta, con algunos destellos como unos pingüís por alto en el segundo y unos airosos naturales al sexto, que le levantó los pies una vez y otra le pudo dejar tuerto. Estuvo más eficaz que acertado en la suerte suprema.

Daniel Crespo también había pechado el día anterior en Las Ventas con una complicada novillada de Escobar. Hubo de pasaportar al primero y enlotó una perita en dulce, que fue el tercero, con el que estuvo pulcro, pero sin llegar a los tendidos, y un castaño con genio con el que no se dobló y no supo corregir el defecto del cabeceo. Como tampoco sobresalió con los aceros y el palco estuvo en su sitio, el gaditano se fue sin tocar pelo.

De los picadores, muy mal el segundo, que barrenó a placer en un puyazo caído, y bien el quinto, aunque se pasó un poco de dosis. De los de a pie, bien en la brega Moreno de Arlés en el cuarto y en el tercer par al segundo, así como Joselito Rus en el sexto (aunque su segunda entrada fuese al relance) y "El Tito" en tercero y quinto.

Las rabas, los boquerones fritos y los pinchos de huevo de codorniz en "El Albero", de los que dieron cita el aficionado y su mujer, pusieron la guinda a una entretenida tarde de toros.

Puntuación de la novillada de Victoriano del Río

Una estampa taurina en lo más alto del Ayuntamiento

Un completo museo de un vecino de la localidad, homenaje a los canteros...

...que también ha puesto una estampa taurina en su puerta

Los mozos de espada tienen todo ordenado y a punto

Solo debutaba Clemente

Fernando Rey llega sonriente

Gran pantalla anunciadora de los toros

Ángel García Morocho arriesga en el tercer par al primero

Fernando Rey pide permiso

La poca fuerza de "Cóndor" fue una de las claves de la cogida. En el burladero observan el ganadero y sus hijos

El malagueño expuso en el cite a natural. Poco después llegaría el percance

A Daniel Crespo le correspondío pasaportar al novillo de Fernando Rey

También la sonrisa acompaña a Clemente a su llegada

El segundo novillo embistió abajo en el caballo

Quite por chicuelinas de Clemente a "Empanado"

Suso coge el capote de esta guisa tan poco torera

Moreno de Arlés se juega la pierna en el tercer par

Clemente citó así...

...pero también busco la pureza

Tras la estocada el bicho fue oliendole el trasero...

...hasta el burladero

Daniel Crespo llegó concentrado

Majeza y veteranía de "El Tito" en el segundo par al tercer novillo

"El Chano" recoge la montera de Daniel Crespo en el brindis

Con esta clase embestía "Endiosado"

Daniel Crespo remata el natural en la cadera

Intermedio

Verónica de saludo de Clemente al cuarto

El picador tapó la salida y "Enamorado" lo sacó al tercio

Muy buena brega de "Moreno de Arlés"

Clemente obligó mucho en el tanteo

La gente de Fernando Rey lee el parte facultativo de Máximo García Padrós

Verónica de saludo de Daniel Crespo al quinto

El picador se recarga

David Vázquez cuadrando

"Cantaor" acudía de lejos

El sexto, casi cuatreño, como segundo y cuarto

La mala costumbre de la carioca

Remate del quite por chicuelinas de Clemente

Joselito Rus clava en la misma cara

Primer susto de la faena...

... y segundo, con pitonazo en la ceja

Robleño se quedó solo en el buraldero de apoderados

La cuadrilla de Fernando Rey abandona el ruedo mientras su matador era operado

Clemente, la cara del triunfo

Estos sí son "precios populares en taquilla"

domingo, 21 de septiembre de 2014

Toros de bellísima estampa e interesante juego. Las Ventas, 21 de septiembre de 2014

Este septiembre vuelve a brindar la posibilidad de reencontrarnos con otro hierro legendario. Si hace dos semanas volvían a Las Ventas los saltillos de Moreno Silva, hoy le ha tocado a los pablorromeros de Partido de Resina, una ganadería que anda bajo mínimos, como lo prueba el hecho de que en 2013 sólo lidiase 10 reses y que haga más de un año desde que se anunció su última corrida de toros, concretamente el 24 de agosto de 2013 en Tarazona de la Mancha. Las fotografías de los toros reseñados, sin embargo, parecían dar a entender que los seis ejemplares aprobados venían rematados, como si se hubiesen seleccionado de una larga camada.

Cartel anunciador del primer pablorromero en Las Ventas, tres años y medio después

Y efectivamente, la presentación, salvando alguna astilla, ha sido irreprochable, seis auténticas estampas de toros de lidia, especialmente primero, cuarto y quinto, un toro de solo 489 kilos que "llenaba" con su presencia el ruedo de Las Ventas, o, como dirían los taurinos, "con mucha plaza". De hecho, la corrida ha sido la de menor peso de la temporada (514 de media), algo objetivamente contrastable, y la de mejor presentación, algo subjetivo y opinable. Si los partidarios de Curro Romero se contentaban con ver hacer el paseíllo al maestro, no sería de extrañar que muchos aficionados también se fueran satisfechos sólo por ver la salida al ruedo de estos toros.

Su juego ha sido muy variado y, por ello, interesante. Ha habido toros buenos y nobles, como primero y quinto, toros encastados, toros mansos en distinto grado, uno peligroso (el segundo), otro huidizo (el tercero), otro encastado (el cuarto) y otro soso (el sexto). Del mismo modo, en el caballo unos han cumplido empujando con fijeza como el primero, que derribó, y el quinto, otros han salido sueltos o han estado remisos a acudir al peto. Salvo el cuarto, no doblaron las pezuñas, defecto del que antaño adolecieron.

De director lidia venía un torero inactivo, José María Lázaro, que ha enlotado un buen toro, "CristaleroII" con el que anduvo decidido, yendo a portagayola, toro muy mal picado y noble en la muleta por el pitón derecho, aunque corto de recorrido, con el que consiguió algunos pases lucidos verticales, pero abusando del cite con la pierna retrasada. Peor estuvo en el cuarto, "Tronador II", un animal manso al que no pudo sujetar Fernando Galindo, y que se picó mal por el mismo picador, Manuel Cordero, pero que acometía con casta a la muleta, al que había que aguantar, algo que no quiso o no pudo hacer el madrileño, que se vio desbordado. No mató bien a ninguno de sus toros, y se hirió al pinchar al cuarto.

Pérez Mota tuvo algunos detalles con el quinto, "Cubanito",al que saludó bien con el capote, al que picó muy bien Francisco Vallejo, y con el que se lució pareando Raúl Ruiz. Llegó noble y entregado a la muleta, y el gaditano, no consiguió aprovechar tan buenas condiciones, que, por otra parte, se fueron apagando durante la faena. A veces ahogó su embestida y consiguió una meritoria tanda de naturales a media altura. La estocada fue de buena ejecución pero quedó rinconera. Antes había querido torear a la moderna a un manso antiguo, el segundo, con el que anduvo a la deriva y a su merced, sin apostar por un toreo de pies, que era el que la condición del toro demandaba. Anduvo eficaz en la suerte suprema, con una honda contraria que bastó.

Rubén Pinar no sorprendió a nadie. Con el capote siempre lanceó con paso atrás y no supo aprovechar las querencias a tablas del huidizo tercero,"Habanero", al que se empeñó en torear en el tercio, de forma muy vulgar. El bicho, cuando embestía a la franela lo hacía muy largo y por abajo. El sexto, "Sortijero", fue un manso que no dio posibilidad alguna de lucimiento. Con los aceros anduvo mediocre.

De las cuadrillas, ya se ha dicho algo. Por lo demás, un buen picador como Israel de Pedro, se fue sin picar, arriesgó Agustín González en un par al segundo, Juan Carlos Ruiz y Alfredo Cervantes brindaron un horrible tercio de palos en el tercero y Vicente Yestera, nada brillante en toda la tarde, "lució" un capote de varillas, más tieso que la mojama.

La tarde ha merecido la pena, porque ha salido el toro, y porque hay esperanza de recuperación de esta ganadería.

Cuadro de puntuación de la corrida de Partido de Resina

Taurinos del Valle del Terror en el tendido

Paseíllo a ras de cámara
Nubes, cemento y arena

A la derecha, Manuel Cordero, que picó (muy mal) dos toros y
 a la izquierda Israel de Pedro que no picó nunguno

Monos con varas

Areneros sin rastrillo

Los de plata distraen los nervios

Yestera mira su capote de varillas y Lázaro a punto de ir a portagayola

Por cuestiones ajenas al que suscribe no fue posible obtener fotografías del festejo, hasta que...

... concluyó

Del tumbo protagonizado por el primero de la tarde, tomo esta imagen del blog Larga Cambiada


P.D. Extenso reportaje gráfico de la suerte de varas de la corrida en El Redondel Taurino

Agustín Ríos, 'el de Cádiz', in memóriam. Las Ventas, 24 de septiembre de 2017

El tercer "desafío ganadero", como era de prever, ha estado más concurrido que los dos anteriores, porque se ha programado como p...