jueves, 30 de mayo de 2013

Toros y toreros... ¡de verdad! Las Ventas 30 de mayo de 2013

En el sprint final, San Isidrucho 2013 se ha venido arriba. Ha bastado con que hicieran el paseíllo toreros y que en chiqueros hubiera toros de lidia. Pero de verdad. Unos y otros. Quedaron atrás demasiadas moruchadas, borreguitas, figuritas y medianias, que se fueron con sus despojos y todo. Hoy, por fin, en Las Ventas ha vuelto a haber una corrida de toros. Mejor escrito: UNA CORRIDA DE TOROS. Completa y verdadera. De las que mantienen la emoción y el miedo, lo ontológico de la Tauromaquia, y no la cursi estética. Sin embargo, me temo que, en pocos días, los sucedáneos de toros, sin casta y sin fuerza, y las caricaturas de toreros, con sus posturas y sus mentiras, es decir, la parodia de una corrida, vuelvan a copar el interés de los medios presuntamente taurinos. Hasta que terminen de cargárselo. Entretanto, tardes como la de hoy nos redimen de tantas amarguras y berrinches que algunos nos llevamos. 

Matadores, banderilleros y picadores... ¡de verdad!

Más de media plaza ha permanecido en sus localidades hasta que los toreros la han abandonado. A la otra media debería de habérsele hecho tarde, porque la corrida se ha prolongado por más de dos horas y media, que se han pasado sin notarlas. Coincidí con don Venteño a al salida y juntos nos encaminamos al Rincón de César.

-Cadahalseño, si no le importa, hoy nos quedamos en la terraza, a pesar del fresquito, porque tengo el puro casi sin empezar. Más que nada por no regañar con los vecinos de localidad, que son de los "humicidas" intolerantes. Y como la superioridad prohíbe fumar también en los bares, aunque todos los que estemos dentro estemos de acuerdo en hacerlo, pues pasaremos un poco de frío aquí fuera.

-Bueno, también obliga a llevar cinturón en el coche o casco en la moto, algo que solo afecta al interesado y no a la seguridad de los demás, y nadie lo discute.

El viejo aficionado volvió a encender su puro al tiempo de sentarse:
-Ahí ha dado usted en el quid de la cuestión: Papá Estado manda a los ciudadanos como si fueran sus hijos, y lo curioso es que a éstos, mayores de edad, ni se les ocurre cuestionarlo. El día menos pensado nos obligan a salir de casa con paraguas. Tiempo al tiempo.

-Bueno, dejémonos de barbear tablas y hablemos de toros.

Olga nos acercó las cervezas con unos minicrepes de champiñón y mozzarella:
-Exacto, hoy es de los pocos días que podemos hablar de toros de lidia, y no de toros de birria. ¡Vaya presentación! ¡Qué forma ha tenido Adolfo Martín de mojarle la oreja a su tío, que nos trajo una corrida de Castellón el otro día! Aunque el segundo bajaba un poco la nota, primero y sexto lo contrapesaban en exceso. Y toros que han tenido mucho que torear. Unos por peligrosos, como segundo y quinto, otros por sus paraditas en medio del pase, otros por revolverse...

-Como siga aplaudiendo todo lo que digo nos pareceremos a los del clavel.

Pegó una carcajada, hoy estaba de buen humor:
-¡Dios los confunda! Los que hayan estado hoy en la Plaza y sigan con su "torerimaquia" no tienen perdón. Porque si hubo toros, de toreros no le digo. Un director de lidia que hoy ha ejercido como tal, que me ha recordado en eso y en todo lo demás a mi añorado Luis Francisco Esplá. Que ha creado espectáculo en banderillas, con variedad y riesgo, bien es cierto que casi siempre con ese feo y nada clásico saltito en el momento de la reunión, que desluce mucho. Con el capote, Antonio Ferrera pecó quizá de obligar en exceso, aunque  siempre muy entregado y arrebatado como en el saludo al cuarto. Colocó muy bien al sexto  para la tercera entrada al caballo cuando se había despistado. Y con la muleta anduvo muy inteligente con el primero, que se revolvía en medio del pase, perdiendo los pasos precisos, ni uno más ni uno menos, cogiéndolo en corto con la muleta retrasada y ejecutando una gran estocada, que quedó algo desprendida. Faena de oreja, que quedó en petición minoritaria. En el cuarto, anduvo serio con un toro soso, que entraba sin entregarse, y al que ahogó, para recurrir al encimismo y matar de una estocada de peor ejecución que la anterior, con un saltito hacia fuera, que quedó atravesada y hubo de completarse con la cruceta. La oreja sobró, aunque compensaba la omitida en el primero y venía a reconocer los méritos del conjunto de la tarde.

Metí baza, solo sea porque tomase aire: -Lo de ponerse en suerte el toro en banderillas con el capote, dejándolo en los medios y lo de los naturales con la diestra ya lo hizo el 2 de mayo, en que también cortó otra oreja, con un tipo de toro totalmente distinto.

Dio cuenta del último minicrepe y volvió a la carga. Hoy no había que meterle los dedos en la boca:
-Bueno es que un torero se haga un repertorio, que aquí lo que sobra es uniformidad. Pero vayamos con Javier Castaño y aquí convendría que reflexionaran algunos que consideran que la colocación debe ser siempre la misma, sea como fuere el bicho. En la faena de muleta del segundo, ha tenido que oír alguna censura por ese motivo, ante un manso peligroso que, sin humillar, se revolvía buscando al salmantino, pegando derrotes y tornillazos, en uno de los cuales le cortó la mano derecha. Harían muy bien los sonoros censores en discernir entre un carretón y un malaje, y la lidia que debe darse a unos y otros. El sexto, por contra, le quedó muy soso, había que tirar de él, y eso intentó con la zurda, sin terminar de conseguir ligar los pases. Con la espada no ha estado fino.

-El salmantino se distingue de muchos otros matadores en que no solo permite el lucimiento de su cuadrilla, sino que la promueve, como he oído comentar a los propios interesados. Y eso juega en su favor porque hoy ha podido comprobarse en el sexto como predispone a la plaza a favor del matador.

Pedimos nueva ronda, esta vez con acompañamiento de salsa de quesos en pan frito. Don Venteño seguía exultante:
-¡Y qué cuadrilla! Lo del sexto no se me olvidará. Un Tito Sandoval toreando a caballo, dando una lección de cómo se mueve al penco y cómo se cita a un toro. Es verdad que la vara no cayó en todo lo alto, pero es un defecto perdonable después de dar tantas ventajas al toro. Y dos grandes banderilleros que últimamente dejan a Marco Galán solo en labores de brega. David Adalid ya nos tiene acostumbrados a estar bien todos los días, dejándose ver, cuarteando muy en corto y dando ventajas al animal, aunque en ningún par llegase a cuadrar entre los pitones. Lo de Fernando Sánchez ha sido sublime, que vaya manera de celebrar su onomástica. En sus dos toros, yendo hacia la cara con un andar natural y torero hasta cuatro metros, cuartear, cuadrar en la cara, subir los palos y dejarlos caer con energía reunidos en todo lo alto. Si en el segundo, el par fue excelente, en el sexto, superior. El par de la feria, sin que sea un demérito que tuviese que saltar el burladero, porque el burel estaba muy cerrado. Ya ve que hoy me han hecho fijarme en las cuadrillas, que hay días que ni sé quienes hayan estado por ahí.

-Los que no estuvieron lucidos fueron Rafael González y Lucas Benitez, que cogieron pánico al quinto y protagonizaron un horrendo tercio de banderillas. Ni Alonso Sánchez picando, que cogió muy bajo en la puerta al primero y no encontró toro en el cuarto, y ambos le derribaron.

Ya era tarde y nos despedimos de Remi desde la puerta, y desfilamos calle Alcalá arriba, mientra hablábamos de Alberto Aguilar. Asi lo vi yo: -No ha tenido suerte con el lote. El tercero fue el toro más soso de la corrida, al que había que alargar el pase a base de tirar de muleta y al que llevó muy templado hasta que se produjo el enganchón. Siempre le dio el medio pecho y lo mató de una gran estocada en los rubios entrando por derecho. En el quinto, que salió arando el albero con el morro, quizás contagiado por sus banderilleros, anduvo desconfiado y a la defensiva con un toro muy complicado y exigente. Además se le atravesaron los aceros. Mantiene su cartel

-Bueno, mañana, los mulos de Samuel. Yo creo que siguen viniendo porque no tienen problemas de reconocimiento, porque otra cosa...

-Mañana se lo diré.

-Así, hasta yo acierto. Agur.

Cuadro de puntuación de la corrida de Adolfo Martín
(Cada aspecto está puntuado de 0 a 5, y la nota media es ponderada,
 al no tener todos los aspectos el mismo peso en la puntuación)

Algo de viento del noroeste

Ganadero al teléfono, junto al busto de don Livinio

Los trabajadores descontentos de Canal +  (sin apoyo del aparato sindical)

Los varilargueros templan nervios. Casi todos se apellidaban Sánchez

Alonso Sánchez, haciendo puerta, señala bajo antes de ser derribado por "Malagueño"

A Dionisio Grilo se le va la mano también con "Malagueño"

Fernando Sánchez tampoco acierta con "Sevillanito"

Juan Carlos Sánchez aguanta a "Aviadorito"

Segundo derribo de Alonso Sánchez. Esta vez, por "Baratillo"

Ferrera dejó muy largo a "Baratillo"...

... y Alonso Sánchez no encontró toro

Francisco Javier Sánchez parando a "Repollito"
(la fotografía es aún peor de lo habitual, pero no tengo otra)

Tito Sandoval en su lección de cómo citar a un toro de largo
(última fotografía tomada antes de la deserción de la batería)

lunes, 27 de mayo de 2013

Moruchada en toda regla. Las Ventas, 27 de mayo de 2013

Es posible que seis vacas de Carmen Segovia tengan sus horas contadas, y no sé si uno o más sementales, porque la mansada que ha soltado esta tarde en Las Ventas es para no repetirla. El petardo ganadero ha estrellado a tres jóvenes novilleros, que hace solo un año debutaron con caballos, y que confiemos, al menos, les haya servido para adquirir experiencia de cara a futuros compromisos. Por si fuera poco, la empresa volvió a caer en la imprevisión o en la negligencia de no poner los medios para que el ruedo hubiese estado al resguardo del chubasco que descargó una hora antes y que dejó el ruedo en muy mal estado. Y para colmo de los despropósitos, en el  segundo tercio del quinto novillo se disparó el aspersor del agua, como en el Camp Nou aquella noche que al Barcelona le eliminó el Inter de Mourinho.

27052013-_MG_6902
Fotografia de Rafa Carlevaris que resume el comportamiento de los novillos de Carmen Segovia

Lo malo, si breve, es más llevadero. Es algo que deberían tener en cuenta los taurinos, porque esta moda de alargar faenas, sin sentido y sin futuro, no beneficia ni siquiera a ellos. El malhadado festejo, sin devoluciones ni vueltas al ruedo, ha durado casi dos horas y media. Por eso, al llegar al Rincón de César, Remi se quejaba amargamente del tiempo, en su doble acepción horaria y climatológica. Don Venteño ya estaba dando cuenta de una tapa de anchoas con pimientos y no parecía muy por la labor de hablar de toros.

-Siéntese, Cadahalseño, y, si le parece, hoy mejor hablamos de Olga (la camarera), que de la moruchada quienes deben hablar, y mucho, son los ganaderos.

-No me haga el feo, que si no hablamos de la novillada dejaré la pantalla en blanco.

Me alargó un servilleta y dijo:
-No me llore. Tome y escriba, que le redacto unas líneas, una cosa así de aliño, que otra cosa no merece esto.

Saqué el bolígrafo y me puse en posición de escribir: -Al lío.

-Moruchada en todos los tercios y en toda regla de Carmen Segovia.

-A Tomás Campos le gusta la carne pasada y por ello permitió que Pedro Geniz le metiese media estocada al primero de la tarde. Fuese por ello o por la podrida condición del animal, la faena de muleta hubo de ser de jé, de jú y de unipase e incluso de ridiculices finales ante un animal moribundo. En el cuarto, el de Llerena no tuvo mejor ocurrencia que plantear la faena al manso en el mismo lugar en que éste se había defendido y parado en banderillas, es decir, las rayas del tendido 1. Mató mal a sus dos novillos.

-Curro de la Casa quiso traer variedad en el capote, pero únicamente estuvo aseado en las verónicas del saludo al quinto. En otros lances faltó tanto mando como sobraron tantos tirones. El escurrido segundo novillo fue un manso de libro en el caballo que corrió en palos y llegó gazapón  a la muleta, sin humillación ni entrega en sus embestidas. La anécdota del estoque enredado en la borla de"Charrito" distrajo la atención del personal y el alcarreño tardó en conseguir algún lucimiento con la zurda y en el trasteo final de adornos y cambio de mano. Entró por derecho, sin marcar los tiempos, fue volteado y la espada quedó tendida, siendo necesaria una segunda entrada para una estocada rinconera. En el quinto inició bien la faena en los medios dando recorrido con unos pases genuflexos que no fueron sino un espejismo porque "Dormidito" se rajó. Curro sudó la gota gorda con el estoque y quedó a un minuto del oprobio de ver volver el bicho al corral, tras recorrer más de media plaza detrás del animal.

-Sebastian Ritter no perdonó un quite y gustaron las gaoneras al segundo y el saludo por verónicas al sexto. El escurrido tercero, que cayó patas arriba en su topetazo contra el peto, llegó a la franela flojo, rebrincado y calamocheante, sin posibilidades. El sexto anduvo parado y a la defensiva y el colombiano lo resolvió con sobredosis de encimismo, como buen pupilo de Corbacho, y estas cosas al personal le impresionan. Mal con los aceros en sus dos novillos.

-Por no hacer de menos, las cuadrillas, tanto en pica, como en brega, como en palos, estuvieron de mal a peor. Y también ese personal, con vocación de linier, que sigue pitando en cuanto una herradura pisa la raya exterior, aunque el manso haya rehusado por activa y por pasiva a ir al caballo.  Fin.

Terminé de escribir, doblé la servilleta y la guardé en el bolsillo de la camisa. Don Venteño tenía gesto socarrón:
-¿Merece la pena molestarse en estas cosas?

Me encogí de hombros, apuré el vaso, me levanté y respondí a la gallega: -¿Merece la pena venir a los toros?

Cuadro de puntuación de la novillada de Carmen Segovia
(Cada aspecto está puntuado de 0 a 5, y la nota media es ponderada,
 al no tener todos los aspectos el mismo peso en la puntuación)

Puede verse un excelente y amplio reportaje gráfico del festejo en el blog de Rafa Carlevaris


Sprint de un ciclista bajo la granizada previa al festejo.

La acorazada a punto

Paseíllo con sol y charcos

Pedro Geniz, de oficio o a petición de parte, no tendría compasión de "Soñoliente"

Santiago Pérez, a caballo atravesado, espera a "Charrito"

"Protestón", suelto, cortó en el 2 a Antonio Muñoz

"Capitán" regatea a Juan Peña

"Dormidito" busca las vueltas al penco de Nicolás Montiel

Nueva atracción acuática de Taurodelta

Luis Antonio Viloria también a caballo atravesado, con los de a pie en fuera de juego

Aunque tarde, todo tiene su fin.
Ritter espera para acaparar los aplausos

domingo, 26 de mayo de 2013

De raseros y Reglamentos. Las Ventas, 26 de mayo de 2013

Los seguidores de este humilde blog ya conocen mi debilidad por el personaje. Me refiero, claro está, a don Julio Martínez, ese presidente que tiene por costumbre ciscarse en el Reglamento Taurino cada tarde que sienta sus reales en el palco de Las Ventas. Cuando no aprueba toros sin trapío (art. 55.1), mantiene en el ruedo animales no aptos para la lidia (art. 84.1). Son "pequeños" detalles que rebajan sustancialmente la categoría de un coso. Hoy ha decidido pasarse por el forro de sus caprichos el democrático art. 82.2 "la concesión de una oreja se realizará por el Presidente a petición mayoritaria del público". Yo, que soy un simple espectador pagano, puedo opinar libremente que la petición de oreja para Alberto Aguilar era generosa, y también he constatado que esa petición era mayoritaria, sin duda ninguna. Pero cuando alguien es Presidente del festejo, no tiene libre decisión, sino una estricta obligación: cumplir y hacer cumplir la Ley y el Reglamento. Si no lo hace, como se empecina don Julio en demostrar cada tarde, la autoridad competente debe echarlo definitivamente fuera del palco.

26052013-_MG_5899
Chechu se desploma tras la cogida en el toro de su confirmación
Foto tomada del blog de Rafa Carlevaris

La tarde agradable se ha ido tornando fría y las gentes han cogido el camino más derecho a su casa. Si unimos a eso que hoy es domingo, se explica que en el Rincón de César estuviésemos en familia. Tan en familia que Remi compartió con nosotros las cervezas de rigor, acompañadas esta vez de unas croquetas de cabrales suaves y recién hechas. Don Venteño venía de riguroso protocolo de primera comunión. Traje y corbata de tonos pastel y en la mano un chubasquero verde botella. Los excesos de la celebración pretendía compensarlos con total abstinencia vespertina, para fastidio de Remi, que había sacado las croquetas con toda la ilusión del mundo. Traté de compensar, exagerando la valoración: -Increíbles, Remi, ya quisieran las estrellas Michelín ofrecer en su carta una exquisitez como esta.

El viejo aficionado tenía ganas de posar su esqueleto en el catre:
-Bueno, déjese de gastronomia, y al toro.

Remi frunció el ceño, pero, de natural pacífico, decidió no contrariar a su fiel cliente. Yo entré al trapo: -Pues en corto y por derecho. Dos toros, primero y tercero, absolutamente descastados; uno, el segundo, reservón; otro, el cuarto, manso y complicado; el quinto, bravo en el caballo y apto para el lucimiento; y el sexto,  encastado.

Creí que me iba a hacer alguna apostilla o reconvención, pero quería abreviar:
-O sea, una corrida mansa y deslucida de Montealto. De los toreros, le diré yo. Chechu ha pecado de novato con ese pobre y parado animal, cornalón y de silueta parecida a un jabalí, con el que lo único que se puede llevar alguien que se empeñe en mantenerse delante, es una cornada, porque un pase no tenía. El Capea es como la alergia al polen, un algo molesto y forzoso cada primavera, sin saber por qué viene ni cómo evitarlo. Alberto Aguilar se ha inventado un toro y a base de inteligencia, aguante y tesón ha ido metiendolo en el canasto, ayudando al toro y sabiendo resolver sus problemas, hasta lucirse con la zurda. Como la estocada, aunque pasada y desprendida, ha sido suficiente, lógica es la rotunda petición de oreja, apéndice justo por estar muy por encima de "Fandanguero" y, además, porque que no quede agraviado con los precedentes de esta Feria.

-Efectivamente, si hemos de medir a todos por el mismo rasero, he de darle la razón.

Sonrió:
-Ya sabe que no me gusta que me dé la razón, que para eso Remi se basta y se sobra. Pero repase usted los que se han llevado despojos, salvado sea Iván Fandiño, y verá como se ha premiado la pura estética, el destoreo o el toreo bajo la lluvia. Si los presidentes, ellos solitos, han puesto el rasero a la altura del betún, el palco no puede hacer otros días distingos, y menos con las más modestos. Y a Alberto Aguilar le han agraviado, después de haber estado por encima de sus tres enemigos. Ya he opinado del segundo. Hizo un buen quite por chicuelinas en el tercero de El Capea. El cuarto no hizo otra cosa que defenderse pegando tarascadas y gañafones. De un derrote a poco le lleva un ojo. Y al sexto lo recibió con larga cambiada de rodillas y lanceó bien por verónicas, aunque con la muleta no pudo sacar series rotundas, habida cuenta de que el toro iba algo rebrincado y reponía. Pinchó en lo alto, entrando por derecho, para cobrar después la estocada que pasaportó a "Novillero". Ahora me repasa lo que han hecho Perera, Bautista, del Alamo, Silveti, Manzanares y Castella, que han llevado el mismo premio, y lo que ha hecho Talavante que ha salido por la Puerta Grande, y dígame si hay o no afrenta con Alberto Aguilar.

Remi hizo el último intento porque su admirado don Venteño catase, al menos, una croqueta:
-Mira Remi, no te pongas tan plomo como los toreros al uso, y deja ya de intentarlo, que el toro no tiene un pase. Y usted, Cadahalseño, diga lo de sus subalternos que este cura se va.

Hice un repaso mental y este fue el resultado -Los picadores, en general, mal. Se aplaudió con fuerza a Francisco Javier Sánchez por citar bien en el sexto, pero no supo consumar el puyazo. Bien los peones de Alberto Aguilar: Raúl Ruiz, Rafael González y Jesús Robledo "Tito" y los banderilleros de Chechu, El Jaro y José Antonio Prestel. Por cierto, el sexto, que correspondía a Chechu, no fue banderilleado por su cuadrilla sino por los referidos Rafael y Tito.

No había concluido mi frase cuando ya don Venteño enfilaba hacia la puerta, levantando la mano derecha en señal de despedida. Me quedé con Remi hablando de quesos. Falta de fijeza se llama a eso.

Cuadro de puntuación de la corrida de Montealto
(Cada aspecto está puntuado de 0 a 5, y la nota media es ponderada,
 al no tener todos los aspectos el mismo peso en la puntuación)

Extenso y excelente reportaje gráfico de la tarde en el blog de Rafa Carlevaris

La torre de TVE que no emite señal de toros, a pesar de todas las promesas

El viento soplaba del este. La policía guarda la Puerta Grande.
El comisario había tomado medidas en un día de modestos

Fernando Cruz presentó parte facultativo de encontrarse indispuesto

Nublado antes de un pequeño chubasco

26052013-_MG_5837 
Jesús Vicente con la escopeta cargada (Foto de Rafa Carlevaris)

26052013-_MG_5849 
José Antonio Prestel se asoma al centro del balcón  (Foto de Rafa Carlevaris)

26052013-_MG_5948 
Francisco Javier Sánchez da los pechos al segundo  (Foto de Rafa Carlevaris)

A Carlos Pérez se le va la mano con el tercero

26052013-_MG_6143 
Juan Carlos Sánchez no sujeta al cuarto, con la puya, baja  (Foto de Rafa Carlevaris)

26052013-_MG_6211 
"Colgado" mete los riñones  y Manuel Vicente se recargaría con la puya caída
 (Foto de Rafa Carlevaris)

26052013-_MG_6419 
Francisco Javier Sánchez, pie a tierra por el empuje del sexto
 (Foto de Rafa Carlevaris)

26052013-IMG_9298
No siempre humilló el sexto
 (Foto de Rafa Carlevaris)

La petición de oreja en el  sexto fue mayoritaria

Alberto Aguilar se va por la puerta de caballos

Ángel Otero, Prestel y "El Jaro", sin su matador

viernes, 24 de mayo de 2013

Valor, estética y teatro. Las Ventas 24 de mayo de 2013

Se anunciaban hoy tres de las figuras de lo que se da en llamar el neotoreo, o lo que es lo mismo, del que da todo el protagonismo a la muleta, y toda la valoración a los pases limpios y largos, haciendo total abstracción de la posición del torero. Por eso, se ha impuesto el toreo perfilero, al hilo del pitón, con la pierna escondida, retorcido y de ejecución centrífuga. Esto priva a los taurinos, a la prensa y, por ende, a los públicos, y más específicamente el del clavel, que en su delirio incluso se han convencido convencido unos a otros que ahí está el riesgo del toreo. Y hoy casi llegan a la apoteosis. Casi.

Cuando hay una alineación de viernes y festejos orejiles, es tarea complicada pedir una caña en cualquier bar de los alrededores de la plaza. Por ello, don Venteño me pidió que charlásemos en un banco público, no en su acepción financiera, sino en la  neotecnócrata de mobiliario urbano. Disparó nada más verme:
-Hombre, Cadahalseño, tiene usted suerte de venir con las orejas puestas, pues ya veía yo en grave riesgo esta tarde hasta las nuestras.

Nos sentamos en un banco algo apartado, junto a un anciano matrimonio que todos los días practicaba la muy antigua tradición de ver la entrada y la salida de los toros.

-Tenga usted en cuenta que la mayor parte del personal remaba hoy a favor del triunfalismo. Venían a ver lo que les gusta, y lo han encontrado. Y ya lo ve, tan felices y contentos. Pero, de todas formas, algo le habrá gustado.

Me respondió con la mirada lejana:
-Sí, claro. Sobre todo me gustó el valor y la inteligencia de Talavante ante un toro manso y entero, pero noble, al que aprovechó tanto sus embestidas intensas como sus querencias a tablas. Hubo emoción y también clase, sobre todo con la zurda. Y variedad de pases, desde los estatuarios de inicio a las bernadinas finales, pasando, naturalmente, por los derechazos, naturales y pases de pecho, pero también trincherillas, y adornos, con la virtud de la ligazón. Bien es cierto que con alivios de posición, pero podían disculparse por la condición violenta del manso. Me recordó mucho a la faena que hace dos años hizo a "Cervato", del Ventorrillo. Eso demuestra que el extremeño conoce y entiende este encaste, tanto como ignora el de albaserrada. De ahí el paso del negro a blanco en menos de una semana. Como mató de estocada en las péndolas, se desató la euforia en el palco y asomó dos veces el pañuelo blanco. Un exceso, porque no hubo nada con el capote, ya sea porque de salida "Artillero" se frenó, ya sea porque tanto se dolía de las puyas que era tarea ardua poder siquiera fijarlo entre idas y venidas a los dos caballos.

-Pero claro, si en el toro anterior el respetable había conseguido la oreja para Manzanares, dar el mismo premio a Talavante era una injusticia palmaria.

Se volvió para mirarme:
-La compensación de los errores no es sino su duplicación. Y ya que menta a Manzanares, hablemos de él. El segundo de la tarde era excesivamente terciado


jueves, 23 de mayo de 2013

Toros de birria. Las Ventas 23 de mayo de 2013

La ganadería de Jandilla, que está dando ramas que mantienen el interés, lleva una trayectoria excesivamente irregular, desde la época dorada de Paco Ojeda. Por eso extrañaba que se anunciase en uno de los días "grandes" de San Isidrucho 2013, con Morante y Perera. Visto lo visto, uno de los encierros más flojos y descastados que se recuerdan en estos lares, ya empieza a entenderse este cartel estrella.

La flojedad del ganado, junto con su falta de casta, ha sido la tónica de la corrida

Hoy he ido directo a casa desde la plaza, pues cuando bajaba desde la grada recibí un SMS (mi móvil no da para más) de don Venteño:

ME DUELEN HASTA LAS TABAS. TARDES COMO ESTA ACABAN CON MI ESQUENA. BORJA DOMECQ PEGO EL GATILLAZO, DIGO EL "JANDILLAZO", CON SU INFUMABLE CORRIDA. IMPRESENTABLE LA CARITA DEL FEISIMO SOBRERO (FIJESE QUE DE NUEVO LO APROBO CIPRIANO HEBRERO). LOS TOREROS MAS PESADOS QUE UNA VACA EN BRAZOS. EL RESPETABLE ACLAMÓ EL DESTOREO DE PERERA. HASTA MAÑANA D.M.

Cuadro de puntuación de la corrida de Jandilla/Vegahermosa (5) y Carmen Segovia (1)
(Cada aspecto está puntuado de 0 a 5, y la nota media es ponderada,
 al no tener todos los aspectos el mismo peso en la puntuación)

Los escasos vehículos de la policía en los toros. Compárese con el fútbol

Corrida de expectación...

El Patillas citando con los pechos del caballo

Aurelín señala trasero

Perera mal colocado, mientras Francisco Doblado detiene al tercero

Jabato cuida al cuarto que entró desde los adentros y con un capote en el pitón

Aurelio Cruz detiene al quinto, con Finito y Rafael Cuesta donde no deben

Ignacio Rodríguez señala bien al sexto

--- corrida de decepción

Rebajas de primavera. Las Ventas, 25 de mayo de 2017

Tres orejas, una puerta grande y cuatro ovaciones con saludo a los toreros pueden crear la ilusión de una tarde cuasi redonda. Es posible, ...