lunes, 18 de julio de 2011

A un milímetro de la tragedia. Las Ventas 17 de julio de 2011

Parece ser que es Molés el "culpable" de que las novilladas de los domingos del mes de julio empiecen a las ocho y media. No le mueven fines altruistas, pero el resultado es un auténtico alivio para el sufrido espectador de verano en Las Ventas. Si unimos a ello que la entrada general sale por 5 euros, se entiende que se consiga reunir media plaza fuera de una novillada de abono.


Se presentaban en Madrid dos novilleros, Adolfo Ramos y Luis Gerpe, y hacía su tercer paseíllo el mejicano Sergio Flores, para lidiar una novillada de Javier Molina, de desigual presentación y áspera de comportamiento, salvo primero y quinto, nobles. Podemos decir que la novillada era intercontinental, con un americano, un africano (pues Ramos es melillense) y un europeo.

Precisamente ese pastueño primero, al que Sergio Flores hizo dos quites, para responder al de Adolfo Ramos, permitió estar muy a gusto al mejicano -excesivamente torcido en la postura- pero sin pizca de la emoción que debería ser consustancial a la tauromaquia. Alargó el trasteo hasta la deseperación y finiquitó de estocada atravesada. Si a ese primero apenas lo picaron, el cuarto salió de naja en sus dos encuentros con el caballo. En la tercera serie con la muleta, el utrero lo enganchó y en el suelo le metió un viaje en el cuello que no fue mortal por un milímetro, tal y como se deduce del parte médico:

"Herida por asta de toro en cara lateral izquierda de cuello con una trayectoria de 15 cms hacia adentro que contusiona arteria carótida común, traquea y venas yugulares."
No fue la única cornada, pues otras tres en muslo, escroto y pene, acertó a dar "Regalado". Terminó su lidia Adolfo Ramos, sin intentar faena, demostrando poco oficio y matando mal.

No puede decirse que fuera la tarde de Adolfo Ramos. El segundo era geniudo y el de Melilla no supo aplicar la vara del mando para resolver la papeleta, lo que le costó un varetazo en la cabeza durante la faena y una voltereta en la suerte de matar. En el "colaborador" quinto fue incapaz de aprovechar su bondad, sin ligazón y aliviándose. Duró el novillo 5 minutos de faena y se empeñó Ramos en seguir 4 más dando más vueltas al novillo que burro en noria. Se tiró por derecho y la estocada tendida necesitó de descabello.

Mala suerte tuvo con el lote Luis Gerpe. El tercero, que saltó al callejón, entró con la cara alta al caballo y fue complicado en el segundo tercio, que se resolvió a base de mantazos. En la faena fue de huída y arreón y el de Seseña estuvo por encima de su mansedumbre, aunque con exceso de enganchones. Mató abajo y sin pasar. El sexto presentó complicaciones y no humilló; Gerpe lo toreó con personalidad pero la muleta siempre fue demasiado alta y faltó unidad en la faena.
Sobresalió la cuadrilla de a pie de Sergio Flores en el cuarto (Pablo "Pirri" bregando y Víctor "Pirri" y "Tito" pareando), y Alberto Sandoval picando al quinto. Mal el "Niño de Aravaca" en la brega del quinto y José Antonio Fernández picando al segundo.

Cuadro de puntuación de la novillada de Javier Molina el 17/07/2011 en Las Ventas

Una corrida sin casta echa el cierre a la temporada. Las Ventas, 12 de octubre 2017

Las cinco de la tarde es la hora trágica y poética de los toros desde que Federico García Lorca lloró la muerte de su gran amigo Ignacio Sá...