viernes, 13 de mayo de 2016

Premio grande al valor temerario, y pequeño al toreo. Las Ventas, 13 de mayo de 2016

Una de las virtudes de Talavante fue no cederle terreno al complicado quinto

Estimado Cadahalseño:

Disculpe mi descanso de ayer y me lo descuenta de la nómina.

Al tema. Una vez más resulta tarea de titanes completar un encierro en tarde de figuras. Fracaso de la empresa y fracaso mayúsculo del ganadero. Otros se habrían llevado los cuatro aprobados de vuelta a "El Grullo". Pero oiga usted, cómo serían los rechazados si se aprobó el segundo, un torito de plaza de segunda que nos han colado de matute. Pasa siempre en tarde que antes se llamaba de clavel. Fíjese usted que los que antes se ponían esta flor en la solapa, hoy van aleladamente detrás de un vaso ostentoso de plástico. 

Pensaba yo cuando arrastraban al cuarto de la tarde, que más le habría valido a don Álvaro llevarse sus toros, para evitarse el sonrojo de ver tambalearse por el ruedo a tres borregos flojos, indignos de pertenecer a una raza que se denomina "toro de lidia". Éstos y el primer remiendo del Conde Mayalde, que hacía cuarto, habían precipitado la tarde por el abismo del tedio y la falta de emoción, la sal indispensable en el guiso del toreo.

Bostezando me tenía usted cuando asomó al ruedo en quinto lugar un bonito toro jabonero sucio de Núñez del Cuvillo, manso en el caballo y que se dolió en banderillas sin vergüenza alguna. Pero al menos éste se movía y no seguía las telas como ganado ovino. Pregúntele usted a Trujillo, gran peón de brega y mejor banderillero, si seguía los engaños. Perdió dos veces el capote y se vio en el suelo a la salida del caballo. A sus compañeros de cuadrillas les puso en apuros con los garapullos, echando la cara arriba. Luego quedó gazapón y entraba calamocheante en la muleta, pegando algún tornillazo que otro por ambos pitones y recortando el viaje. Algunos habrían tirado por la calle de en medio, muchos no habrían podido meterlo en la muleta, y solo unos pocos habrían sacado partido de este "Tramposo".  Como en esto es imposible saber lo que hubieran hecho los demás, no queda otra que hablar de Talavante, que asumió el compromiso y supo lucir en la muleta a este toro encastado y complicado, aguantando tarascadas (dos veces rompió el estaquillador), sometiéndolo con obligados de inicio y llevándolo ajustado con esa mano izquierda prodigiosa que tiene el pacense, en una faena que fue in crescendo y rematada con una buena estocada. Una lección para que se vea en las escuelas de la cosa, y los muchachos puedan aprender que no todo es ponerse bonito con toritos de carril y despreciar al que-no-vale.

Además, de él fue el único quite por verónicas, el lance profundo por antonomasia. Hoy lo que mola son las gaoneras, los quites con capote a la espalda, o de culo, cuyo amplio muestrario nos ofrecieron Sebastián Castella y el confirmante  Roca Rey.

Faltaba el veleto sexto del Conde de Mayalde, con el que no supo acoplarse el joven peruano. Mal picado, con un lanzazo de Manuel Molina, no fue fácil en palos. Mire usted, yo todavía me pregunto por qué don Trinidad, que se había tragado inválidos impresentables, obligó a una cuarta entrada a los banderilleros con cuatro palos en la piel del toro. No era de carril "Buzonero" y necesitaba un toreo de dominio y técnica para pulir sus defectos. Todo lo contrario de lo que hizo Roca Rey. Ya sabe usted que su toreo se basa en la quietud y en la exposición. Ya lo demostró en el quite. Por cierto, se fijaría usted en que no lo hizo después del primer puyazo, sino que esperó al segundo para replicar a Castella. El francés había salido escaldado en el primer toro y optó por hacerse el sueco, viendo como el peruano quiso evidenciar esta omisión. A lo que vamos. El comienzo de la faena de muleta fue de estatuarios que emborronó con un pase cambiado por la espalda, que, sin embargo, hace estragos en las masas. Y por los caminos exclusivos de la valentía temeraria y de los pases inverosímiles, discurrió la faena, que pudo ser corta si en un alarde circense por la espalda, el toro hubiera acertado en su espalda. Gracias a que pudo sortear todos los peligros que él mismo se ponía, con un toro ya más agotado, consiguió dos tandas finales ligadas que llevaron el delirio a las gradas. Como se tiró a matar por derecho, a vida o muerte, y enterró el acero, las gentes entusiasmadas exigieron al palco el pasaporte a la Puerta Grande.

Así lo vi y así se lo he contado. Torear, toreó Talavante. Lo otro fue más propio del más difícil todavía. No sé si me explico.

Siempre suyo afectísimo.

Don Puntilla

Cuadro de puntuación de la corrida de Núñez del Cuvillo (4) y Conde de Mayalde (2)

LA  TARDE  TRAS  EL  VISOR
Lleno de no hay billetes para la primera de figuras


El confirmante se santigua


Primer lance como matador de toros en Las Ventas, Una declaración de intencioes


¿Trámite o castigo?


Gaonera de Castella en el toro de Roca Rey...


...y réplica de Roca Rey a Castella, sacudiendo el mantel


 Ceremonia de confirmación


¿Dónde esta Wally, digo la montera?


La Tauromaquia, según Roca Rey

El Presidente, sus asesores y sus invitados (que no pueden exteriorizar su opinión)

Saludo de Castella al segundo

Manuel Cid para a "Aguaclara"

Media vertical de Talavante a su quite por verónicas

¿Dónde está Wally II? No hubo III

Inicio de faena de Castella. El celeste imperio

Cadalseños (docentes) por Las Ventas

Los picadores, una especie en peligro de extinción

Ni con mimos pudo ser

Mis compañeros de fatigas de la grada 3. Toma 1

Toma 2: Cenicientos, Cádiz, Madrid, Guadalajar, Aljavir (2) y Arganda (3)

José Doblado mete la marcha atrás ante la indiferencia del cuarto (primero de Mayalde)

Ya se sabe, estamos en le mundo del toro (valdría igual para la política)

Las reminescencias del pelo de Veragua

¿Paracaidas? No, el capote de Trujillo

Quite de Roca Rey, en su estilo

"Tramposo" torcía el cuello sin pasar. Primer par de Valentín Luján

Obligado por bajo de inicio de faena

Ajuste en el natural, enroscándose al toro

Natural de dominio

Estocada sin pasar

Primera tarde de claros en la Feria

Sexto de la tarde (segundo de Mayalde)

A Manuel Molina le falla el punto de mira

Lances apurados sin enmendar, o la Tauromaquia según Roca Rey

 "Buzonero" pone el pitón en el cuello a Juan José Domínguez

Roca Rey se libra de una cornada por la espalda

Arrucina

Roca Rey va detrás del estoque con los ojos cerrados

Talavante se va a pie...

...y Roca Rey, a hombros

No hay comentarios:

Toricos inofensivos de Adolfo Martín. Teruel, 8 de julio de 2017

Hace ahora un año, el aficionado tenía pensado ir a Teruel para ver una corrida de toros de Los Maños y, afortunadamente, circunstancias fa...