martes, 27 de mayo de 2014

La decadencia del toreo de capote. Las Ventas, 27 de mayo de 2014

Que el toreo con el capote interesa poco, es cosa sabida. Aunque se mantiene aún la división de la corrida en tres tercios (que actualmente deberían ser cuatro cuartos: saludo, varas, banderillas y muleta), la importancia y la atención casi exclusiva es para la faena de muleta. Salvo error u omisión, esta tarde, aparte de los insoslayables saludos, solamente se ha realizado un quite "artístico": el inacabado de Tejela en el tercero, por verónicas. No sé cuántos han reparado en ello, pero puedo apostar que a más de la mitad de la plaza esto le ha traído al pairo. Y no sería porque no haya habido toros para ello, pues al menos tres han metido con claridad la cara desde el principio.

Único intento de hacer un quite. Matías Tejela en el tercer toro

Dicho lo cual, lo mejor de la tarde han sido dos pares de Ángel Otero al sexto de la tarde, especialmente el segundo, de mucho mérito porque no era fácil fijarlo. Otero se cuidó de hacer las cosas bien, dejándose ver y cuando el toro arrancó lo hizo cortando el viaje, algo que no arredró al rehiletero que cuadró ajustadísimo en el pitón contrario, sacó los palos de abajo, los elevó con decisión y clavó enérgicamente en lo alto del bicho, dejándolo parado y quedándose a seis metros como diciendo: ahí queda eso.

Vayamos con el ganado. Desconozco los tejemanejes y los bailes de corrales. Lo cierto es que se sustituyeron las ganaderías anunciadas (Pereda y La Dehesilla) por la de Fuente Ymbro, de buena presencia. Digo yo que Ricardo Gallardo tendría a los seis toros con las fundas puestas hasta que haya embarcado la corrida, pues es razonable entender que hace dos días no supiese que se iba a lidiar. No lo sé, solo lo supongo. Yendo al grano. Sorprendieron los tres primeros por lo dulce, característica que no es habitual en esta divisa, razón por la cual los hombres G no son amigos de anunciarse con la G de la vacada. Los otra media corrida ya fue más acorde con el comportamiento típico de los jandillas de San José del Valle, no tan lucida para los de luces.

Uceda Leal medio aprovechó el primero con la muleta, pues con el capote, como se ha dicho y a pesar de la bondad del animal, se limitó al mínimo de saludar y (mal)colocar en suerte de varas. El toro, que dio dos volteretas por humillador, era un bomboncito en almíbar, al que el madrileño instrumentó algunas tandas ligadas y templadas de mano baja, muy estéticas, pero que alternó con otras llevándolo por las afueras. Como siempre, le faltó ese hilo que conecta el ruedo con los tendidos y quedó todo en una cosa pulcra y sin temperatura. También como siempre, mató con facilidad. El cuarto, muy ofensivo de cara, fue manso en el peto y aquerenciado en tablas. Quedó algo violento y rajadito. Uceda estuvo delante, sin más. Esta vez, la espada quedó caída.

No se le vio muy animoso a Curro Díaz, que no entendió al segundo de la tarde, un toro bravo en el caballo, y noble y humillado en la muleta, pero al que le faltaba tranco. Demandaba tirar de él en los pases, especialmente por el izquierdo, pero el jienense no acertó con la tecla. La estocada quedó desprendida. El quinto fue violento de salida y algo más atemperado y blando en la muleta, sin dejar de calamochear y parándose pronto. Un feo metisaca y una estocada a capón liquidaron al animal.

A Matías Tejela le cupo en suerte un tercero propicio para el lucimiento con la franela, especialmente por el pitón derecho. El diestro quedó por debajo de la bondad de toro: noble, templado, humillado y repetidor. Solo entusiasmó al personal con una serie por el derecho de esas de noria. El sexto fue un toro manso, siempre a la defensiva, en las antípodas del otro de su lote. Mató mal y hubo de descabellar a los dos.

Tengo para mí, que la terna desaprovechó una buena oportunidad de salir de esa zona gris donde se encuentran. Visto lo visto hoy y otras tardes, ocupan ese lugar merecidamente.

De los subalternos, destaco a Agustín Navarro, picando y cuidando al quinto, y en banderillas, además del mentado Otero, a su compañero de cuadrilla Jesús Romero.

Cuadro de puntuación de la corrida de Fuente Ymbro
(Cada aspecto está puntuado de 0 a 5, y la nota media es ponderada,
 al no tener todos los aspectos el mismo peso en la puntuación)

Cambio de ganadería

Ahí pusieron al primero para la suerte de varas. Se repetiría a lo largo de la tarde

Luis Miguel Campano, con oficio

Pablo Ciprés pareando a "Gritador"

Las posturas de Uceda Leal: 1. Cite para el pase de pecho...

... 2. Cite para el natural...

...3. Cite para otro natural, y...

... 4. Cite para otro natural

El madrileño llega con facilidad

El sombrero del 3

José Manuel Valle, a caballo atravesado y dentro de las rayas, recibe al segundo

Manuel Lebrija, con alivios

Montoliú cuadra, pero no en la cara de "Sacacuartos"

Cite de Curro Díaz que no gustará a los modernos

Matías Tejela, en la sala de espera, acompañado de Ángel Otero

También colocaron de lado al tercero, para el puyazo de Héctor Vicente

Gómez Pascual, desde un lado de "Informador"

Jesús Romero pasó en falso, sin nadie al quite (Curro Díaz ni aparece en el cuadro)

El citado Romero expone en el tercer par

Matías Tejela hace la cruz

También  a Pedro Iturralde le colocaron así al cuarto

Pablo Ciprés, tras cuartear a "Codicioso"

Antoñares, pelín pasado

Agustín Navarro picó bien al quinto

El par de Javier Crespo no tiene desperdicio...

... y el de Lebrija, tampoco

.El sexto no iba a ser menos en la mala colocación para la suerte de varas...

... en la que Luciano Briceño cayó de pie

Gómez Pascual parea a "Ibicenco"

El par de la tarde y de muchas tardes. Ángel Otero

Despedida y cierre (para los más jóvenes, última línea de la programacion diaria de TVE hace 50 años)

No hay comentarios:

Toricos inofensivos de Adolfo Martín. Teruel, 8 de julio de 2017

Hace ahora un año, el aficionado tenía pensado ir a Teruel para ver una corrida de toros de Los Maños y, afortunadamente, circunstancias fa...