jueves, 6 de octubre de 2011

Damián Gil, fotógrafo de casta

Porque la vida te ha pegado demasiados cornalones, y siempre la has mirado de frente y sin perder la sonrisa. Y, además, porque te debía la foto. No es buena, pero vaya en mi descargo que el artista esta vez estaba del otro lado del objetivo.


No hay comentarios:

Toricos inofensivos de Adolfo Martín. Teruel, 8 de julio de 2017

Hace ahora un año, el aficionado tenía pensado ir a Teruel para ver una corrida de toros de Los Maños y, afortunadamente, circunstancias fa...