domingo, 14 de agosto de 2016

Seria e interesante corrida de Escolar. Cenicientos, 14 de agosto de 2016

El aficionado vuelve un año más al corazón del Valle del Terror, atraído por los carteles de una feria que convoca a aficionados de distintos lugares que consideran al toro como ingrediente fundamental de esto que llamamos Tauromaquia. Al cabo del año no son muchas las corridas de toros que cumplan esta premisa. La primera de las dos corridas del abono se televisa para Madrid y Castilla-La Mancha, y, a través de internet, al resto del orbe.

El toro-toro. Sexto de la tarde

El aficionado acude con tiempo y se encuentra con una larga cola en taquilla, una buena señal que se confirma con una muy notable entrada en la plaza, en tarde muy soleada y calurosa, propia del ferragosto. En el cartel, José Escolar, una ganadería más apreciada en Francia que en España, y tres toreros andaluces con capacidad para lidiar ganaderías no comerciales y con arrestos suficientes para hacer lo que otros evitan. Solo por eso ya merecen el respeto del aficionado. Gracias a los buenos oficios de su amigo Miguel, consigue un pisoteado pero útil programa de mano.

El primero es serio y de bonita lámina, pero no se entrega en el saludo. Octavio Chacón cuida de poner en suerte desde lejos al toro en sus dos entradas al caballo. El de Escolar acude de lejos, al paso y flojea y se hace el remolón en palos, aunque persigue después de los pares. Chacón no se acopla a la embestida corta y humillada de “Manchero”, y sufre más de un susto cuando el cárdeno se le queda debajo. Necesita de pinchazo, estocada caída y descabello para pasaportar a un toro que ha sacado problemas muy característicos del encaste saltillo.

Contrasta mucho la presencia del segundo con la del anterior, y su comportamiento no es prometedor, sin desplazarse ni entregarse en el capote de Pérez Mota, nuevo en esta plaza. José Antonio Fernández le da estopa en la primera vara y le cuida en la segunda. El gaditano no se preocupa en poner en suerte al toro. La falta de fijeza de “Calerito V” pone en problemas a la cuadrilla y queda gazapón. Pérez Mota no consigue pararlo y solo consigue algunos derechazos sueltos de buen estilo. Buena es también la estocada del matador de El Bosque.

Buena es la presentación del tercero, de corto recorrido en el saludo de José Carlos Venegas que, sin embargo nos regala un precioso delantal al que le obliga la condición del toro. El jienense lo colocó de largo en las dos entradas, con Gustavo Martos marrando las dos y barrenando sin medida. Algunos aficionados venteños reclaman una tercera vara, para ver la respuesta de “Canario I”. El aficionado rumia la sinrazón del castigo desproporcionado que impide la belleza de la suerte de varas. David Adalid, siempre muy esperado, no anda fino con los palos, clavando bajo el primer par y a sobaquillo el segundo. Con cuatro palos prendidos y tres entradas, la presidencia obliga sorprendentemente a Azuquita a una cuarta entrada, en la que se queda en la cara, y pasa al hule tras ser corneado repetidamente. El toro es reservón y complicado, aunque por el izquierdo coge bien y humillado la muleta del andaluz, que ha tomado las naturales precauciones. Una estocada desprendida es suficiente para la salida de las mulillas.

En el ecuador del festejo, el aficionado piensa en lo injusto del sistema, con figuras aclamadas como dioses, que solo pisan moqueta 5 o 6 días, y toreros ignorados que se la juegan rompiéndose los pies entre duros guijarros.

El cuarto, veleto, es de conformación asaltillada, remata fuerte en las maderas, se desplaza y mete la cara con calidad en el capote de Chacón. Acude bien a las dos primeras varas y rehúsa entrar a la tercera. Mantiene su calidad en el segundo tercio, acudiendo pronto y persiguiendo a los banderilleros a la salida del par, aunque le dan una mala brega. En la muleta se mete por el pitón derecho y tiene una embestida larga y franca por el izquierdo. El de Puerto del Rey no remata los pases por abajo y al aficionado le parece que no le da el sitio que el buen “Conducido IV” reclama. Al final de la larga faena, el toro amaga con rajarse. El matador se la juega con la espada, aguantando una tarascada en el embroque, y cobra una estocada fulminante. Las dos orejas se antojan excesivas.

El quinto es bien presentado de cara, pero tiene panza de vaca. Procura estirarse Pérez Mota, aunque por el izquierdo el toro corta el viaje. No se emplea en las dos entradas al caballo y el de brega sufre las coladas por ese pitón izquierdo, cada vez más acusadas. El gaditano basa toda la faena por el único pitón potable, consigue algún muletazo y oye airadas protestas por no coger el estaquillador con la zurda. Entra muy por derecho y consigue una estocada hasta la empuñadura, aunque delantera. No ha tenido buen lote el debutante.

De muy buena presencia es el sexto, por nombre “Dinámico III”. Con tantos ordinales en los nombres, la relación de toros parece una genealogía real. El aficionado felicita al ganadero por tan soberbia presentación de la corrida. Aunque echa las manos por delante, se desplaza en el saludo del de Beas de Segura. No se emplea en el peto, cuidado por Tomás Copete, y no permite el lucimiento de Adalid, que de nuevo con los palos completa una tarde gris. Inexplicablemente el palco le hace intentar una cuarta entrada, que se salda con un paso en falso. El toro no termina de entregarse en su embestida, pero acude pronto y con recorrido por ambos pitones. Venegas se ajusta en los pases y torea con naturalidad en los remates, pero al aficionado le parece muy movido de pies. Lo pinchó antes de la estocada.

El aficionado abandona el coso por el ruedo, acompañado de su amigo Miguel, que está encantado de ver una corrida de toros-toros, con 14 varas, rematando en las maderas y que han dado juego.

En la agenda del aficionado se repiten algunos protagonistas de hoy: Octavio Chacón el día 17 en Almorox, con toros de Dolores Aguirre, y el 27 novillos de Escolar en Collado Mediano.

Cuadro de puntuación de las corrida de José Escolar


LA TARDE TRAS EL VISOR

La familia del ganadero en el tendido...

…y el ganadero y sus yernos en el callejón

Tarde calurosa y calmada

Octavio Chacón

Primero de la tarde

Saludo de Chacón a “Manchero”

Bien colocado para la segunda entrada

Media en el quite de Chacón

Problemas para Sergio Rubiales

El de pecho

El albaserrada se quedaba debajo

Telemadrid y Castilla-La Mancha TV

Pérez Mota, nuevo en esta plaza

Segundo de la tarde

Saludo de Pérez Mota a “Calerito V”

José Antonio Fernández se afana en meter las cuerdas

Verticalidad

Tablilla del tercero

José Carlos Venegas

Tercero de la tarde

Delantal ajustado

Gustavo Martos recargándose en mal sitio

Par de sobaquillo de David Adalid

“Canario I” corta a Azuquita...

...que se llevó varios viajes. Sus compañeros al quite

La estocada quedó desprendida

La caza del gallo

Cuarto de la tarde

Verónica de Chacón

Álvaro Atienza cita a “Conducido IV”

Cerrato levanta los brazos

Rubiales cayó en la cara y Chacón opotunísimo en el quite

Natural

El pitón derecho en el pecho del matador

Cadalseños de guiris en Cenicientos

Luis y su cámara en el burladero de la prensa

Quinto de la tarde

“Corredor III” arando con el morro

Vallejo barrenando y tapando la salida

Ruiz Bonilla, a una mano

Rafael Corbelle instruyendo a su poderdante

Entrando por derecho

Una que no hace caso a Manolo Escobar...

...y otra que prefiere pantalones

El sexto hunde el pitón en la barrera

Tomás Copete parando a “Dinámico III”

Adalid pasa en falso en la cuarta entrada

Naturalidad de Venegas

Pinchazo en el primer intento

La peña roja

Adelantando la reseña

No hay comentarios:

La ganadería de Juan Luis Fraile en los Sábados Taurinos de Cadalso de los Vidrios

La última charla del ciclo de Sábados Taurinos que organiza la Asociación Taurina Cultural de Cadalso de los Vidrios , se dedica a la ganad...