viernes, 12 de febrero de 2010

La última corrida regia: 1906

La última corrida regia (de toros, naturalmente), se celebró en Madrid, el 2 de junio de 1906, a partir de las cuatro de la tarde, en la plaza de toros de la carretera de Aragón, situada donde hoy se alza el Palacio de Música (perdón, de Deportes) de la Comunidad de Madrid. Antes de nada, aclaremos que es esto de las corridas regias.

Sobre las corridas regias

Las corridas regias o fiestas o funciones reales, como se conocían desde antiguo, se celebraban en honor de personajes de la realeza o con motivo de acontecimientos muy señalados. Cossío, citando el libro “La fiesta más nacional” del conde de las Navas, data en 1135 la primera conocida, que se celebró en Varea (La Rioja) festejando la coronación de don Alfonso VII el Emperador. Desde entonces se han venido celebrando estas corridas, hasta el siglo XX en que se dieron las dos últimas: en 1902, por la mayoría de edad de Alfonso XIII y en 1906, con motivo de la boda de este monarca con la princesa Victoria Eugenia de Battenberg. De forma muy breve diré que su evolución ha sido paralela a la evolución del toreo, pasando de la preponderancia de los caballeros “en plaza” a su casi postergación. Antaño, se aprovechaban estas funciones para “armar” caballeros, lo que necesitaba además que los “caballeros en plaza“ tuvieran padrinos de la aristocracia. Cuenta Shubert en su libro “A las cinco de la tarde”, que en el siglo XIX los grandes de España, que siempre se habían ofrecido voluntariamente, procuraban eludir la carga de ser padrinos, y algunos caballeros tuvieron verdaderos problemas para encontrar quien les apadrinara. Nota destacada de estas fiestas reales era la situación en el ruedo de los alabarderos del rey delante del palco real, que se defendían con sus picas de las arremetidas de los toros y que dio ocasión a diversos percances, por lo que se decidió suprimirlo en la última función real.

El cartel de la corrida regia de 1906

La boda real se programó para el 31 de mayo de 1906 y la corrida de toros regia, dos días después, el 2 de junio.

A estas funciones se acudía por expresa invitación, lo que no impedía la reventa; de hecho, fueron detenidos por tal motivo diversas personas, una de las cuales resultó ser el mozo de espadas de uno de los diestros actuantes. Los precios de la reventa alcanzaron precios astronómicos, de 100 pesetas el tendido de sol y 200 el de sombra (en la prensa del día, se anunciaban “traje y gabán ricos forros” a 20 duros y “traje de señora gran moda” a 12 duros, y un periódico costaba 5 céntimos). La prensa informó que hubo muchos extravíos en el reparto de invitaciones y que ocasionó “muchos disgustos”. Contra esta costumbre de la invitación con cargo a las arcas públicas, escribió doña Emilia Pardo Bazán en La Ilustración Artística, proponiendo que fuesen “los años y servicios en materia de beneficencia título preferente para el reparto de billetes de convite, o, en su defecto, “que los centros oficiales diesen publicidad a los nombres de las personas invitadas”, con argumentos muy razonables y que hoy tienen plena vigencia.


También, algunos periódicos se mostraban contrarios a la corrida, en paralelismo a su postura antitaurina. Así, en La Vanguardia del mismo día de la corrida, bajo el seudónimo Juan Buscón, se decía: 
Con sobra de razón se lamentaba ayer nuestro amigo y colaborador político Sanchez Pastor de que subsista todavía esa malhadada tradición, en virtud, mejor dicho, en vicio de la cual ha de figurar en todo programa de festejos reales la «indispensable » corrida de toros. No hay razón ninguna, como no sea la del absurdo, que abone por la conservación de semejante rutina. Verdad que aquélla basta y sobra para explicar muchas cosas que no tienen sentido común. La razón de la sinrazón de tal manera obscurece la razón de muchos hombres, que no parece sino que los organizadores de fiestas como las que próximamente se van á celebrar en Madrid, creerían estar fuera de la razón si en la lista de las solemnidades no figuraran cuernos. ¡Es mucha cosa que en los más sensacionales acontecimientos de la España moderna hayan de desempeñar un principal papel los berrendos en negro ó en claro y los chulos en oro y azul! Tengo por seguro que nuestro joven monarca prescindiría de muy buena gana de esa fiesta tan típica (llamémosla así por cortesía) y preferiría no exponer la sensibilidad de su joven y gentil esposa á las fuertes emociones de un espectáculo sangriento. Pero tampoco los reyes pueden librarse de vetustas imposiciones sancionadas por seculares reglamentos; sobre los representantes de la realeza pesan dos tiranías á cual más cargantes: la de la tradición y la del protocolo (…)
También transcribía la carta de la esposa de un alabardero, pidiendo ayuda para que no formasen en el ruedo. Como ya indiqué anteriormente, aquella tarde se rompió la tradición (y el pesimismo del firmante):
«... He concebido la esperanza de que si algunos periódicos se ocuparan del asunto, quizá no tendría que pasar por las horas de agonía que pasaré si mi esposo forma parte del zaguanete que vaya á la plaza.-'Hágalo por Dios y acepte el agradecimiento de etc., etc.
¡Ay, señora mía! no creo que ni mi pobre pluma ni otras que valen muchísimo más puedan lograr gran cosa. El cuarto poder es débil, muy débil cuando se trata de ir contra la santa rutina, la archisanta tradición y el omnipotente protocolo.
Un cadalseño fue agraciado con una de estas invitaciones. El joven entonces Ricardo Sáez Torres, después ganadero de bravo, tuvo el privilegio de ver la corrida en el asiento 14 de la fila 4 de la grada del 3, posiblemente gracias a los buenos oficios de su tío Ramón Sáez, que fue diputado provincial. El billete de convite era en forma de carnet, dibujado por Agustín Lardhy, con un dibujo de escudo, una copia de una aguafuerte de Goya representando a un caballero en plaza, y el programa del festejo, con lo mejor de la ganadería y toreros de la época, como puede verse en la imagen del billete.
En representación de la grandeza de España, los Excmos. Duques de Medinaceli, Alba y Marqués de Tovar, apadrinarán a los Caballeros en Plaza D. ANTONIO LUZUMARIZ, D. MANUEL ROMERO DE TEJADA y D. GABRIEL DE BENITO.

TOROS A DISPOSICION DE S.M.

PARA REJONES: Tres de la ganadería del Sr. Duque de Veragua.

PARA VARAS: Seis de las siguientes ganaderías:

Duque de Veragua - Anastasio Martín - Eduardo Miura
Felipe Pablo Romero - Celsa Fontfrede - Esteban Hernández

MATADORES DE LOS TOROS REJONEADOS

Darío Díez "Limiñana" - Fermín Muñoz "Corchaíto" - Manuel Rodríguez "Manolete"

MATADORES DE LOS TOROS DE VARAS

Antonio Fuentes - Manuel García "Algabeño" - Ricardo Torres "Bombita" - Rafael Molina "Lagartijo" - Rafael González "Machaquito" - Antonio Boto "Regaterín"


El atentado de 31/5/1906

La corrida se celebró de casualidad. En concreto, por dos o tres metros, que fueron los que separaron el carruaje real del lugar donde cayó la bomba que pretendía acabar con la vida de los recién casados. Ocurrió en la calle Mayor, durante el trayecto de los reyes desde la Iglesia de San Jerónimo, donde habían contraído matrimonio, hasta el Palacio Real. La bomba fue arrojada desde el balcón de un hostal del número 88 de dicha calle, camuflada en un ramo de flores, provocó la muerte de 23 personas y los recién casados salieron ilesos. El autor, un anarquista llamado Mateo Morral, pudo escapar; sin embargo, dos días después fue reconocido en Torrejón de Ardoz, y acabó suicidándose tras matar al guarda jurado que le llevaba detenido. Entretanto, la policía detuvo a un inglés, Mr. Hamilton, huésped del hostal, al que un guardia civil, como testigo del hecho, reconoció como una de las personas que se asomó al balcón del hostal y, “de una manera rotunda y firme”, aseguró que le vio bajar de la escalera de la casa y que no pudo capturarlo por impedirlo el gentío. Gracias a unos soldados, Mr. Hamilton se libró de ser linchado en el momento de su detención; el gobierno acabaría pidiendo excusas a Mr. Hamilton y al gobierno británico. Según el Siglo Futuro, “fueron de oír las cosas que decía el hombre de España, al salir de su encierro, tanto de la policía, como de la prensa, como del pueblo. Y lo triste del caso es que tiene razón en todo lo que decía”.



Quizás, en la actualidad no se habría celebrado la corrida, en señal de duelo por la muerte de esas 23 personas en uno de los mayores atentados producidos en Madrid en toda su historia. Eso sí, el presidente del Congreso, Sr. Canalejas (que años después sería asesinado siendo presidente del gobierno) tuvo la iniciativa de dar un donativo de 1.000 pesetas para las familias de las víctimas, al recoger sus dos invitaciones, que fue secundada por los demás diputados con cifras más modestas. Uno de los diestros actuantes, Bombita, se ofreció al ministro de la gobernación a torear gratis una corrida de Saltillo, siempre que la recaudación se destinase íntegramente al socorro de las víctimas.

Quizás, tampoco hoy se habría puesto en Madrid el nombre del terrorista a la calle donde perpetró su atentado, como ocurrió treinta años después: calle de Mateo Morral, en sustitución de calle Mayor.

La corrida de 2 de junio de 1906.

Llegada de los reyes a la plaza de toros. Imagen de www.todocolección.net

La corrida fue presidida por la nueva Reina, y como curiosidades, comento las siguientes:

    - La Diputación Provincial se encargaba de engalanar esplendorosamente la plaza de toros. Sin embargo, el tapiz de flores con que se cubrió el ruedo resultó un fracaso y no pudo ser admirado, porque mucho antes de empezar la corrida, a causa del fuerte viento, se recogieron los paños blancos, el verde césped y las flores”.

    - La prensa pedía, “como es de rigor”, que las señoras asistiesen ataviadas “con las clásicas galas españolas, que tanto realzan su natural belleza y tanto llaman la atención de los extranjeros”. El tendido 9 se reservó para las “señoras de la sociedad madrileña”. Como decía el periódico La Esperanza: “Centenares de elegantes señoras y señoritas, bellísimas, le ocupaban, todas vestidas con alegres trajes de claros tonos; todas luciendo la airosa cabeza con la clásica mantilla blanca de blonda (…) Allí estaban la belleza, la juventud, la riqueza, la alegría, y allí se fijaban sin descanso los gemelos de los amantes de la belleza. ¡Cuánta cara bonita y cuánto cuerpo primoroso… Como dijo el otro: -¡de allí al cielo!”  Añadía La Correspondencia Militar:Campos de nieve cubriendo carne perfumada”. Eso sí, dos caballeros se colaron en ese tendido: el conde de Romanones, zascandil donde los haya habido (este calificativo es mío), y el Sr. Gasset.

    - Aprovechando que la mayoría de espectadores era “de buena posición”, los vendedores hicieron su agosto: las almohadillas, a peseta; las naranjas, a 20 céntimos; y las botellas de cerveza, al principio a peseta, y después a 1,25.

    - El paseíllo, lo encabezaban cuatro alguacilillos, precediendo a las tres lujosas carrozas de los padrinos de los caballeros en plaza (que fueron los Duques de Medinaceli y de Alba y el Marqués de Tovar), a cuyo estribo desfilaban los matadores de a pie; detrás, las cuadrillas, “monos sabios”, areneros y mulillas.

Foto del archivo de Ragel publicada por Blog toreros antiguos
   
 - La corrida terminó a las 7.35 de la tarde, es decir, duró 3 horas y media. Castor Jaureguibeitia Ibarra, Cocherito de Bilbao, sustituyó a Lagartijo Chico. A pesar de lo indicado en el cartel, la corrida no terminó cuando se retiraron los Reyes en el quinto toro. Se lidió un séptimo toro "de gracia", de Palha, que lidió Manuel Mejía, Bienvenida (Papa Negro).


Crónicas de la corrida regia:

> El Heraldo, 2/06/2010 (por supuesto, edición de noche) escrita por El Barquero (Ángel Caamaño).
> El Enano, 2/06/2010 (también, edición de noche) escrita por Molinete.
> ABC, 3/06/2010 escrita por Don Silverio (José Trabado).
> El Liberal, 3/06/2010 escrita por Don Modesto (José de la Loma).
> El País, 3/06/2010 escrita por Juan CHANELA.
> El Globo, 3/06/2010 escrita por APÉ.
> El Imparcial, 3/06/2010 escrita por Oh.
> La Correspondencia de España, 3/06/2010 escrita por Tinito.
> El Toreo, 3/06/2010.

ADDENDA. En la magnífica colección TIERRAS TAURINAS (números 5 y 6) se han publicados dos de los carteles de la corrida, de donde he tomado las imágenes.

Como curiosidad, resalto que en esa corrida actuaron los dos maridos de doña Angustias Sánchez: Rafael Molina "Lagartijo Chico" y Manuel Rodríguez "Manolete" (padre del célebre Manuel Rodríguez Sánchez "Manolete"), que casó con doña Angustias en 1912, tras enviudar ésta de "Lagartijo Chico". A propósito de ello, Fernando Claramunt, en "Manolete, él y sus circunstancias" recoge una frase atribuida al cuarto califa y dirigida a su madre: "Tuviste dos maridos toreros y ninguno valía un duro", a la que da poco crédito Matías Prats Cañete.


Nota: Publicado originalmente en el blog estrapicurciela
Comentarios a esta entrada

No hay comentarios:

Toricos inofensivos de Adolfo Martín. Teruel, 8 de julio de 2017

Hace ahora un año, el aficionado tenía pensado ir a Teruel para ver una corrida de toros de Los Maños y, afortunadamente, circunstancias fa...