jueves, 26 de noviembre de 2015

EL CAMINO DEL TOREO. Miguel Moreno González


Tengo copia del cartel (lo aportó Juan Moreno a la Exposición de Carteles Taurinos Cadalseños celebrada en septiembre de 2011) y un manojo de pequeños recuerdos del único festejo que toreó en nuestro pueblo el diestro Paco Camino.


También poseo copia de una foto de ese Festival Taurino antes de iniciarse el paseíllo; en ella aparecen todos los toreros con don Primitivo -el cura entonces de Cadalso- que fue el que organizó el espectáculo junto a la empresa de aquellos años, José Ramón Lafuente, para recaudar fondos que ayudaran en las obras de la Iglesia. La instantánea apareció en una entrada del blog del "zorrocorredero".http://zorrocorredero.blogspot.com.es/2010/05/una-foto-un-recuerdo-festival-taurino.html.

Paco Camino está invitado a las Tertulias Taurinas de Cadalso el próximo sábado 28-11-2015 a las 19:00h. Todas ellas perfectamente organizadas por la Asociación Taurina Cultural “Cadalso”.

Miguel Peropadre "Cinco Villas"

La apacible tarde del 20 de Junio de 1970 estaban anunciados en Cadalso de los Vidrios los novillos cadalseños de Abad Hermanos que fueron bravos, repetidores y se crecieron en el castigo. Abría el cartel el maestro madrileño Antonio Chenel Albadalejo, "Antoñete", que sustituía al mítico matador Antonio Bienvenida, y lo completaban Julio Aparicio, Paco Camino y Gabriel de la Casa cerrándolo el, a la sazón, novillero Miguel Peropadre, "Cinco Villas", torero aragonés de la comarca de "Cinco Villas" (en la foto de la izquierda). Miguel murió el 10-8-1983 con 38 años en accidente de tráfico cuando volvía de torear de Bujaraloz (Zaragoza). Contaron que llevaba a su mujer y a sus dos hijas un humilde ramo de flores que le arrojaron al ruedo aquella tarde. Había tomado la alternativa en Zaragoza en 1972 y la confirmó en Madrid en 1974. Contaba con finas maneras toreras y humanas, pero su principal problema era que no mataba a los toros y ello le privó de triunfos que le hubieran servido para torear mucho más. A raíz de su actuación en Cadalso siempre seguí a este tocayo aragonés. Recuerdo que el escritor Alfonso Navalón le dedicó un obituario conmovedor que he estado buscando por la Red pero no lo hallé. De esa elegía que le dedicó Navalón recuerdo el pasaje en el que detallaba cómo le regaló el único bolígrafo de oro que tuvo para escribir sus crónicas. Se lo lanzó en una vuelta al ruedo, harto de que aquella tarde tampoco pudiera salir a hombros por culpa -otra vez- del mal manejo de la espada.


Aquel mediodía los coletudos estuvieron comiendo en Casa Carabias y los recuerdo sentados y sonrientes en animada charla en "El Tilo". Cuando Paco Camino toreó en Cadalso este festival, sólo hacía 16 días desde que cortó ocho orejas en la Corrida de Beneficencia madrileña celebrada el 4 de junio de 1970. Salió en volandas y en loor de multitudes por la Puerta Grande.


 Bregó con siete toros de diversas ganaderías y a cada uno le dio su lidia. Estuvo variadísimo con los engaños y nos transmitió esa sensación de fácil dominio que da el conocimiento técnico de terrenos, cornúpetas, distancias y suertes, nociones estas únicamente al alcance de los escogidos. Con su inteligente actuación dictó una lección inolvidable en Las Ventas que situó a la torería en su sitio. Fui uno de los elegidos que asistió a aquella corrida desde la grada del 2 junto a mi abuelo. Todo aquello se me grabó para siempre al igual que el detalle tan torero que tuvo al sentarse en el estribo sobre el capote esperando la salida de uno de los morlacos. Vistió un terno grana y oro confeccionado por el sastre Ripollés que chispeaba arte en la primavera madrileña.


El periodista de "Pueblo", Gonzalo Carvajal, le había bautizado como "El Niño Sabio de Camas" por su cara aniñada y, a la vez, su precoz sabiduría torera. Después de aquella corrida ya fue "El Maestro de Camas". El cronista de ABC, Díaz-Cañabate, le escribió magníficas crónicas y decía de él: "Hoy has toreado como un gran torero, como ese torero que demasiadas veces dejas en reposo acotado en la galbana". En agosto de ese mismo 1970 toreó un Miura en Bilbao de 701 kilos. En 1971 cinceló en San Isidro una soberbia faena al toro "Serranito", de Pablo Romero; al igual que en 1975 enjaretó otra obra magistral a un sobrero de El Jaral de la Mira. Ha sido el único torero que ha salido a hombros de Las Ventas durante diez temporadas consecutivas (1967-1976). El barcelonés Carlos Abella fue justo en el libro que le escribió al subtitularle “El Mozart del Toreo”.


Este sábado, en Cadalso de los Vidrios, tendremos el privilegio de estar con una auténtica Figura de Época. Oigámosle con reverencia, admirémosle calladamente y dejémonos llevar por las emociones que su toreo nos dejó. Camino fue de los pocos que llegó a hablar con el Dios del Toreo y éste le contestó. Paco Camino abrió un bello camino en la tauromaquia desbrozando todas las ramas que estorbaban la preciosa visión del toreo eterno. Como decía mi viejo amigo desaparecido, puro sentimiento, vecino de localidad en Las Ventas y aficionado caminista, Gildo: "Paco Camino era el Rococó del Toreo".

Y ahora, por favor, se ruega silencio. ¡En Cadalso habla un torero!

Miguel Moreno González

1 comentario:

Anónimo dijo...

Igual que ahora. Exactamente igual. Por eso hay tantísima afición.

Agustín Ríos, 'el de Cádiz', in memóriam. Las Ventas, 24 de septiembre de 2017

El tercer "desafío ganadero", como era de prever, ha estado más concurrido que los dos anteriores, porque se ha programado como p...