lunes, 25 de junio de 2012

¡Que no vuelva esta ganadería! Las Ventas, 24 de junio de 2012

La ganadería es la de "El Cotillo", una cosa jandillera que los mentores de Gómez del Pilar y de Gonzalo Caballero habían elegido para el mano a mano entre los novilleros triunfadores de San Isidro. Y la estentórea petición, desde el abrasador tendido 7, es del "Rosco", o de Walter Matthau con sombrero de paja, vete a saber.


Y tenía razón Faustino Herranz, muy a pesar de los "contrarreventadores" que desde el 8 apostillan sus gritos, por interés o por envidia las más de las veces. Y llevaba razón porque si el compendio de reses descastadas que trajo el ganadero -en su tarde de estreno en Las Ventas- es lo mejor que pastaba en la finca, más le vale enviarla derechitamente al matadero, pero ya mismo.

Aprovechando el viaje, hagamos una lista de lo que tampoco debe volver de nuevo:

- Que no vuelva a presidir el usía Gómez, que si sube al palco no es para envararse, sino para aplicar el Reglamento que rige la novillada. Así, su art. 71.6 establece que en las plazas de primera categoría se exige, al menos, dos "puyazos". Es decir, no se trata de que los novillos junten sus pitones dos veces al peto, sino que la puya se clave, al menos, dos veces. Y en el quinto, ni una sola vez llegó a introducirse la puya, sino solo la puntita de la pirámide. De hecho, le hicieron más sangre los garapullos que la pica. La razón es sencilla: ese novillote alto, feo y sin cara, no admitía el más mínimo castigo por su absoluta falta de fuerza.

- Que no vuelva Adríán de Torres, uno de los dos sustitutos de Gómez del Pilar, por ser incapaz de dar la lidia adecuada al rajado cuarto, que dio dos vueltas completas a la circunferencia de las tablas durante la faena de muleta, siempre en sentido inverso a las agujas del reloj, y, sobre todo, por su absoluta falta de pericia con los aceros, particularmente con ese sartenazo en los mismos costillares al citado cuarto.

- Que no vuelva de novillero Sergio Flores, el otro sustituto, que tantas oportunidades ha tenido para explicar su toreo (seis, con ésta, como Adrián de Torres) y cada tarde dice menos.

- Que no vuelvan con el castoreño Juan Francisco Romero y Agustín Romero hijo, hasta que aprendan a señalar en su sitio.

- Que no vuelvan Alfredo González, Alfonso Robles y Morenito de Jaén, que dieron un auténtico mitin en el cuarto de la tarde.

- Que no vuelvan a poner el primer festejo del verano a las 7 de la tarde solo por ahorrarse el recibo de la luz, caiga quien caiga por el sofocón.

- Que no vuelva el Cuento de Arreglos Taurinos a permitir impunemente el flagrante incumplimiento por Taurodelta del pliego concesional, que exige que la empresa facilite a TODOS los espectadores el programa de mano. A las 7 menos diez era imposible encontrar uno solo. Teniendo en cuenta que no hubo ni un sexto de aforo, no debieron de encargar ni mil programas (no se qué tendrán que decir los anunciantes). Claro que como los del CAT lo reciben cómodamente en el burladero del callejón de manos del solícito empleado de barba...

Por lo demás, que vuelva Gonzalo Caballero, siempre que mantenga su personalidad y no continúe los barruntos de adocenamiento que ayer apuntó. Y Pablo Pirri en la brega, Curro Robles con los palos y Óscar Bernal con la vara larga...

¡Ah! y la morena con cámara y teleobjetivo del tendido del 8.

Cuadro de puntuación de la novillada de "El Cotillo"


(Cada aspecto está puntuado de 0 a 5, y la nota media es ponderada,
 al no tener todos los aspectos el mismo peso en la puntuación)

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola
La nota de la suerte de varas, pones a 3 un 2 y a otros 3 un 1, lo pones porque a unos se les pego el mínimo (y seria un 2) y a otros se les simulo el puyazo o cual es la explicación.
Muchas gracias de antemano.

cadahalseño dijo...

La nota está en función de muchos factores que, por el sistema de puntuación con solo 6 posibilidades (de 0 a 5), iguala muchas veces comportamientos dispares. Entre los factores destacan: el tiempo y la forma de entrar al caballo, la forma de emplearse en el peto, la fijeza, la duración y la forma de deshacerse la reunión. También el número de entradas al caballo, aunque en más del 90% de ocasiones se reduce a dos. En la nota pesa más la segunda vara (o, en su caso, la tercera) que la primera. Por ejemplo, en la novillada de El Cotillo, el segundo hizo un buena pelea en la primera vara pero no así en la segunda. De haber sido a la inversa, su puntuación habría sido 3.
Y también influye el castigo recibido, pues no puede valorarse igual la respuesta del toro cuando se le está picando que cuando se levanta la mano.
En cualquier caso, siempre la nota es subjetiva por más que trate de objetivarse con los criterios expuestos. Lo que sí cuido es de no aprobar (3 o más) a un toro que no ha recibido un mínimo castigo.
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Por lo tanto, lo que extraigo de tu nota es que a todos los novillos se les simuló alguno de los puyazos o fueron picotazos.
Si no es así, podrías decir por curiosidad a cuales no se les dio dos puyazos sino picotazos.
Un saludo y perdona por molestarte pero es para tenerlo presente en próximas novilladas o corridas.
Un saludo!

cadahalseño dijo...

La novillada en general fue poco castigada. Además del quinto ya señalado en la entrada, al tercero se le cuidó con mimo, también por su flojera. Y la segunda entrada se saldó con un picotazo en el caso del segundo y cuarto. Al sexto se le levantó la mano en las dos entradas.
En defintiva, solo al primero se le dieron dos puyazos, bien es cierto que ambos muy caídos y con posterior rectificación.
Un cordial saludo.

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la explicación.
Un saludo

cadahalseño dijo...

Gracias a ti por tus comentarios.

Un cordial saludo.

lesaqueño dijo...

No pidamos unos datos estadisticos minuciosos, porque no vienen al caso. Simplemente porque los aficionados nunca hemos tenido nada para calificar una feria una ganaderia o un encaste.
Simplemente el tener cuatro datos para al menos poder hablar un poco objetivamente.
A veces parece mentira que se califiquen cosas inverosímiles, y en plena era informatica no se tengan "cuatro datos" añadidos a las fichas de las corridas.
Si es mas dificil si cabe, poner una nota a un futbolista en el marca o en el as, que esto.
¡¡¡¡cualquier ganadero no pone notas a sus animales??!!!,
porque los aficionados tenemos que estar ayunos de esto?
Claro, es mas facil mangonear opiniones si no se hacen estadisticas.
Lo primero que debiera de hacer un periodista taurino es poner nota a todos los protagonistas del festejo. Pero claro, si no se dan, se puede mangonear mucho mejor el sesgo de cualquier tipo de opinión.
A otro perro con ese hueso.
Luego viene un aficionado que lo hace en un blog, y claro, escuece. Teniendonos que tragar todo ese llorisqueo de la intromisión profesional. De risa, vamos.

cadahalseño dijo...

lesaqueño:

Yo he visto a periodistas famosos hacer la crónica desde la barra del bar y he leído la crónica de alguno después de haber pasado la tarde conversando con una rubia sin retirar la mirada de ella.
Algunos ya llevan la crónica hecha antes de ir a la plaza.

Un saludo.

Agustín Ríos, 'el de Cádiz', in memóriam. Las Ventas, 24 de septiembre de 2017

El tercer "desafío ganadero", como era de prever, ha estado más concurrido que los dos anteriores, porque se ha programado como p...