sábado, 27 de agosto de 2016

Excálibur Colombo. Escalona, 20 de agosto de 2016

Escalona es un pequeño pueblo toledano que encierra mucha historia tanto de la villa como la del ducado que lleva su nombre. Como señal de su importancia en la Edad Media, conserva puente de piedra, edificios, murallas, puertas, castillo y un ordenado archivo municipal. Tuvo plaza de toros de fábrica, propiedad de un emprendedor local, en la que murió en 1930 Pedro Montes, un joven novillero de Portillo, en los pitones de un toro del ganadero cadalseño Ricardo Sáez. Hoy la feria taurina de las fiestas de San Roque se celebra en un pequeño coso portátil situado en las inmediaciones del pueblo, con amplia zona de aparcamiento.

Estocada de Enrique Colombo a su primer novillo

El aficionado y su compañero deciden matar la tarde del sábado bajado a Escalona donde se anuncia una “corrida de toros mixta”, un invento extraño que obliga a que el paseíllo lo encabecen cinco matadores: dos de toros, el titular y el sobresaliente, y tres novilleros: dos titulares y un sobresaliente. Los toros son del hierro de Alcurrucén y los novillos del de Sepúlveda de Yeltes. El matador de toros es Guerrita Chico, muy placeado por la zona, y los novilleros son Enrique Colombo, venezolano y residente en Escalona, y el madrileño de "Sanse", Álvaro García. Figura como sobresaliente de toros, Chapurra, un habitual en estos menesteres, y el ecuatorian Curro Baldeón en el apartado novilleril. Un cartel abierto de categorías, ganaderías y naciones.

La tarde es despejada y calurosa y la asistencia es reducida para el volumen de población de Escalona y alrededores en el mes de agosto. No hay peñas con charangas que distraigan al concurso y la comitiva de banda, misses y autoridad provocan un molesto retraso de 15 minutos.

La tarde pasa entretenida, pero con poca historia. En la memoria del aficionado quedan dos buenos recuerdos. A saber:
- el excelente juego del primer toro de Alcurrucén, nº 191, un cinqueño bien presentado que hizo cosas de corraleado. De hecho salió parado y emplazado y nunca se acercó a las maderas. Fue bravo en el peto, empujando fijo y metiendo los riñones, y noble y largo para la muleta, algo más corto por el pitón derecho.

- la ejecución, contundencia y colocación de Enrique Colombo con los aceros en sus dos novillos. Dejó la espada como enterrada en una piedra, tal cual fuera Excálibur.

En los tercios de banderillas de los dos toros, salían al ruedo los novilleros. Esto llamó la atención al aficionado, de que un novillero sin alternativa pueda actuar con toros de cuatro años. También salía Chapurra, al que Guerrita Chico no ofreció lancear.

Por lo demás, Hernán Ocampo "Guerrita Chico" anduvo digno con el capote y por debajo de la gran clase de su primer toro. El segundo de Alcurrucén, feo de hechuras, manseó y no propició lucimiento alguno al colombiano.

Colombo es profeta en su tierra, y tuvo el apoyo de los espectadores y de su peña, en particular. Mejores maneras con el capote que con la muleta, y espectacular con las banderillas,  algo que es del gusto de los públicos. En realidad, sus dos tercios de palos fueron demasiado rápidos y sin ajuste en el embroque.

Álvaro García Porras mostró poco oficio, lo que es lógico en esta etapa, pero muchas dudas, demasiadas, en su primer novillo, y esto sí es un grave defecto para cualquier torero, pero más si cabe en un novillero. Pareció sin sitio, pero una mala tarde la tiene cualquiera. Le perdonaron los tres avisos en el último novillo, absolutamente desafortunado con los aceros.

Los novillos de Sepúlveda de Yeltes, aquella ganadería “atanasia” que alcanzó su esplendor en los 80 y hoy entregada al monoencaste, no han resultado ni bravos ni buenos para los de luces. Solo el primero de Colombo ofreció embestidas por un pitón, aunque sin entregarse. Mal resultado pues, para el ganadero.


LA  TARDE  TRAS  EL  VISOR

Cartel de la Feria

Entrenado a los jacos

Alguna nube alivió la tarde

Entrada de los utensilios...

...y de los espectadores

Las misses se abanican

El numeroso paseíllo

Primero de la tarde, cinqueño

Saludo de Guerrita Chico

Brava pelea del nº 191

El toro acudió a palos

Ayudado

El de Cali pasea las orejas

Juan Lamarca, seguidir de Colombo

Primer novillo de la tarde

Verónica de Colombo a un toro sin clase

Par sin ajuste

El picador, con vocación de rejoneador, en los medios

Cite para el derechazo

Paseo de las orejas, con un niño de su peña

Atención en los tendidos

Segundo novillo de la tarde

Verónica de Álvaro García

La cara alta en el peto

Buena brega de El Telín (eso pone en el capote)

Natural de buen corte

La banda al sol

Segundo toro de la tarde

Chicuelina de Gerrita Chico

El picador aprovecha la defensa en tablas

Inicios de la faena

Aspecto de la sombra

Remate del saludo de Colombo a su flojo segundo novillo

El picador descabalgado

Chicuelina del quite de Álvaro García y el novillo por los suelos

Par de Colombo desde las lejanías

El beneficiado con el brindis

Estocada de Colombo

Cadalseños por Escalona

Último novillo de la tarde

Chicuelina de Álvaro García

Otro picador rejoneador

1

Par de medio lado

Otro natural ayudado

El calvario del novillero madrileño

La imagen de Guerrita Chico y Colombo saliendo a hombros

miércoles, 24 de agosto de 2016

Importante corrida de Dolores Aguirre. Almorox, 17 de agosto de 2016

La sinrazón de este mundo tan particular que gira alrededor del toro, favorece que los toreros con más capacidad y audiencia busquen la comodidad de hierros previsibles en plazas de superior categoría y que en plazas inferiores e ignoradas se lidien encierros mucho más serios por matadores modestos. Dudo que exista otra actividad donde se dé tal dislate. Y como buena muestra de ello, la corrida de toros que me sirve para emborronar la pantalla.

Javier Herrero cita con pureza a la entregada embestida del sexto

El aficionado continúa en el agosto del Valle del Terror y baja hasta el pueblo toledano de Almorox, que celebra sus Fiestas en honor de Nuestra Señora Virgen de la Piedad y San Roque, al último festejo de su feria taurina, con toros de Dolores Aguirre, esa ganadería andaluza de encaste Atanasio, para Alberto Álvarez, Octavio Chacón y Javier Herrero.

El aficionado, acompañado de su compañero de fatigas, se encuentra con Domingo, un almorojano entrañable, que los acompaña para ubicarse en una plaza portátil, vieja y pequeña, que tiene una barrera tan alta que los muchos que habitan en el callejón se afanan en buscar cajas de frutas para poder ver el ruedo. La ganadera y acompañantes recorren diversas zonas el tendido hasta que encuentran acomodo en el palco presidencial. Aunque la empresa es la misma de Cenicientos, aquí no hay programa de mano.

A pregunta del aficionado, el mayoral informa que la corrida de Tafalla, lidiada el día anterior, salió buena. No es buen antecedente, porque no es habitual que dos días seguidos pueda triunfar una ganadería corta como esta que pasta en Constantina. En Almorox hay encierro, lo que permite conocer hechuras y comportamientos y parece ser que hay buenos augurios.

El primero de la tarde tiene buen aire y mete bien la cara en el saludo de Alberto Álvarez. Derriba en la primera entrada y aguanta en la segunda el castigo medido y en buen sitio. Los banderilleros lo hacen fácil en las dos únicos pares que permite la presidencia. “Cubatito”, pronto y muy noble por ambos pitones, permite ligar series a Alberto, que cita con verdad y aprovecha las incansables embestidas del toro, sin dar la sensación de torear tan poco. Dos pinchazos dejan el premio en una oreja que recoge tras la concesión de la vuelta al ruedo al toro.

El segundo de la tarde no luce tipo del encaste. Es colorao y corto de cuello. Octavio Chacón tarda en estirarse y sacarlo a los medios. También derriba al aleluya, y el matador ordena colocar al caballo cerca del toril, vaya usted a saber por qué. Será porque daba la sombra, piensa el aficionado. Aunque hace algún agujero de más, el picador lo hace delantero y sin barrenar. Es cosa insólita que los dos primeros picadores no hayan picado trasero y con saña. Los peones no tienen problemas en poner los palos en las dos únicas entradas. El aficionado se pregunta cuál será el motivo que tenga la señora presidenta para decidir que no ha lugar al tercer par. “Clavijero” no tiene calidad alguna, se limita a pasar con la cara alta, abriéndose y terminar buscando el refugio de las tablas, donde Chacón aprovecha la querencia en las manoletinas, y cobra una gran estocada con el toro aconchado en las maderas.

El tercero no muestra codicia, pero se mueve en el saludo de Javier Herrero. Como los dos primeros han derribado, hay contraataque y sale el mismo mastodonte que ya vimos en Cenicientos y que tampoco aquí los veterinarios han rechazado. El toro, que además es manso, sale suelto y acobardado. En la segunda vara le han tocado la yema y sangra abundantemente para terminar rajado y echado en el segundo tercio.

El cuarto está bien presentado y remata abajo, incluso levantando por el aire los estribos. Álvarez lo recoge y fija. Recibe una sola vara, pero con el picador barrenando. Flojea en los dos pares de banderillas y pierde las manos en la faena de muleta, donde además se queda cortos. A tirones tiene que trastearlo el de Ejea de los Caballeros, que no está fino con la espada.

El quinto baja algo de presentación, que, sin embargo, es más que correcta para una plaza de cuarta. Sale desplazándose, metiendo bien la cara y con poco poder, tanto que Chacón pide el cambio en el mismo momento que "Caracorta II"  llega al peto, donde lo cuida el varilarguero picando delantero. El aficionado se frota los ojos para asegurarse de no soñar con la pesadilla de los habituales puyazos traseros. La falta de programa de mano impide informar de los buenos picadores de esta tarde. La brega es mala, se multiplican los capotazos y las entradas fallidas de los subalternos. Al aficionado le parece que el jienense pierde demasiados pasos a un toro que facilita la ligazón y busca las telas por abajo con nobleza. Solo al final el diestro se queda en el sitio y consigue una tanda ligada por abajo, citando con verdad, como acostumbra, amén de pases de trinchera con sabor. Al buen toro le quedó mucho dentro y no abrió la boca ni para morir, tras pinchazo, media y dos golpes de verduguillo.

El sexto es un galán que irrumpe en el ruedo con muchos pies y sin fijeza. Abanto, es el comportamiento típico de este hierro. En el caballo gigante recibe un único puyazo y mantiene la movilidad en palos. Javier Herrero brinda a Joselillo y en los inicios no consigue fijar a "Caracorta", que busca los terrenos de nadie. Poco a poco, citando con la pierna adelantada, el de Cuéllar lo engancha y liga dejándole la muleta en el hocico. Hay transmisión porque el toro tiene poder y embiste con todo y la cara abajo, continuando con esa característica propia de la ganadería. La estocada delantera necesita del descabello para liquidarlo.

El aficionado abandona contento la vieja plaza portátil, tras ver saludar al mayoral y salir a hombros a Chacón y Herrero. El sorteo ha deparado un buen toro a cada matador, primero, quinto y sexto, la corrida ha estado soberanamente presentada, y los diestros, en distintos grados, han aprovechado las buenas cualidades de los astados, sin los recursos de moda de esconder la pierna y alejar las embestidas con el vuelo de la muleta. Quizás por eso sean modestos y los de los alivios y las mentiras sean figuras.

Cuadro de puntuación de la corrida de Dolores Aguirre


LA  TARDE  TRAS  EL  VISOR

Festejo grande en plaza pequeña. Precio de la entrada: 25€

El hierro dibujado en el reducido ruedo

La alguacililla y su caballo tordo

Tarde soleada y menos calurosa de lo esperado

Cuadro costumbrista

Alberto Álvarez

Primero de la tarde

Alineación perfecta

"Cubatito" levanta al caballo...

...y queda debajo para después derribar

Remate del quite de Chacón

Par igualado

Alberto Álvarez conduce la entregada y noble embestida

El aragonés pincha sin pasar

La banda almorojana

Octavio Chacón

Segundo de la tarde

Chacón hincó las rodillas para rematar el saludo

"Clavijero" también derribo

Natural

Buena y meritoria estocada con el toro aconchado

Domingo Delgado de la Cámara estira las piernas

Javier Herrero

Tercero de la tarde

A "Botero" le costaba humillar

Primer choque contra la acorazada pesada

Puyazo en la yema

Media en el quite de Álvarez

El toro se echa acusando el encuentro con el caballo

6

El cajón de fruta, un recurso para ver el ruedo desde el callejón

Cuarto de la tarde

Tosquito levantó las manos del caballo

Sorteando el pitón

Alberto Álvarez, siempre con pureza

Estocada

Las guapas oficiales contrastan con los vecinos de localidad

Quinto de la tarde

El piquero cuida a "Caracorta II"

Dejando los palos

Verticalidad

Pase de trinchera

Cadalseños por Almorox


Tablilla del sexto


"Caracorta"


Media de Herrero en el recibo


El de Dolores se estrella contra el muro


Un par deslucido


El toro embestía con todo


Pase de pecho


Estocada delantera


El mayoral saluda...


...y los capitalistas sacan a hombros a Chacón y Herrero