domingo, 21 de septiembre de 2014

Toros de bellísima estampa e interesante juego. Las Ventas, 21 de septiembre de 2014

Este septiembre vuelve a brindar la posibilidad de reencontrarnos con otro hierro legendario. Si hace dos semanas volvían a Las Ventas los saltillos de Moreno Silva, hoy le ha tocado a los pablorromeros de Partido de Resina, una ganadería que anda bajo mínimos, como lo prueba el hecho de que en 2013 sólo lidiase 10 reses y que haga más de un año desde que se anunció su última corrida de toros, concretamente el 24 de agosto de 2013 en Tarazona de la Mancha. Las fotografías de los toros reseñados, sin embargo, parecían dar a entender que los seis ejemplares aprobados venían rematados, como si se hubiesen seleccionado de una larga camada.

Cartel anunciador del primer pablorromero en Las Ventas, tres años y medio después

Y efectivamente, la presentación, salvando alguna astilla, ha sido irreprochable, seis auténticas estampas de toros de lidia, especialmente primero, cuarto y quinto, un toro de solo 489 kilos que "llenaba" con su presencia el ruedo de Las Ventas, o, como dirían los taurinos, "con mucha plaza". De hecho, la corrida ha sido la de menor peso de la temporada (514 de media), algo objetivamente contrastable, y la de mejor presentación, algo subjetivo y opinable. Si los partidarios de Curro Romero se contentaban con ver hacer el paseíllo al maestro, no sería de extrañar que muchos aficionados también se fueran satisfechos sólo por ver la salida al ruedo de estos toros.

Su juego ha sido muy variado y, por ello, interesante. Ha habido toros buenos y nobles, como primero y quinto, toros encastados, toros mansos en distinto grado, uno peligroso (el segundo), otro huidizo (el tercero), otro encastado (el cuarto) y otro soso (el sexto). Del mismo modo, en el caballo unos han cumplido empujando con fijeza como el primero, que derribó, y el quinto, otros han salido sueltos o han estado remisos a acudir al peto. Salvo el cuarto, no doblaron las pezuñas, defecto del que antaño adolecieron.

De director lidia venía un torero inactivo, José María Lázaro, que ha enlotado un buen toro, "CristaleroII" con el que anduvo decidido, yendo a portagayola, toro muy mal picado y noble en la muleta por el pitón derecho, aunque corto de recorrido, con el que consiguió algunos pases lucidos verticales, pero abusando del cite con la pierna retrasada. Peor estuvo en el cuarto, "Tronador II", un animal manso al que no pudo sujetar Fernando Galindo, y que se picó mal por el mismo picador, Manuel Cordero, pero que acometía con casta a la muleta, al que había que aguantar, algo que no quiso o no pudo hacer el madrileño, que se vio desbordado. No mató bien a ninguno de sus toros, y se hirió al pinchar al cuarto.

Pérez Mota tuvo algunos detalles con el quinto, "Cubanito",al que saludó bien con el capote, al que picó muy bien Francisco Vallejo, y con el que se lució pareando Raúl Ruiz. Llegó noble y entregado a la muleta, y el gaditano, no consiguió aprovechar tan buenas condiciones, que, por otra parte, se fueron apagando durante la faena. A veces ahogó su embestida y consiguió una meritoria tanda de naturales a media altura. La estocada fue de buena ejecución pero quedó rinconera. Antes había querido torear a la moderna a un manso antiguo, el segundo, con el que anduvo a la deriva y a su merced, sin apostar por un toreo de pies, que era el que la condición del toro demandaba. Anduvo eficaz en la suerte suprema, con una honda contraria que bastó.

Rubén Pinar no sorprendió a nadie. Con el capote siempre lanceó con paso atrás y no supo aprovechar las querencias a tablas del huidizo tercero,"Habanero", al que se empeñó en torear en el tercio, de forma muy vulgar. El bicho, cuando embestía a la franela lo hacía muy largo y por abajo. El sexto, "Sortijero", fue un manso que no dio posibilidad alguna de lucimiento. Con los aceros anduvo mediocre.

De las cuadrillas, ya se ha dicho algo. Por lo demás, un buen picador como Israel de Pedro, se fue sin picar, arriesgó Agustín González en un par al segundo, Juan Carlos Ruiz y Alfredo Cervantes brindaron un horrible tercio de palos en el tercero y Vicente Yestera, nada brillante en toda la tarde, "lució" un capote de varillas, más tieso que la mojama.

La tarde ha merecido la pena, porque ha salido el toro, y porque hay esperanza de recuperación de esta ganadería.

Cuadro de puntuación de la corrida de Partido de Resina

Taurinos del Valle del Terror en el tendido

Paseíllo a ras de cámara
Nubes, cemento y arena

A la derecha, Manuel Cordero, que picó (muy mal) dos toros y
 a la izquierda Israel de Pedro que no picó nunguno

Monos con varas

Areneros sin rastrillo

Los de plata distraen los nervios

Yestera mira su capote de varillas y Lázaro a punto de ir a portagayola

Por cuestiones ajenas al que suscribe no fue posible obtener fotografías del festejo, hasta que...

... concluyó

Del tumbo protagonizado por el primero de la tarde, tomo esta imagen del blog Larga Cambiada


P.D. Extenso reportaje gráfico de la suerte de varas de la corrida en El Redondel Taurino

No hay comentarios:

Agustín Ríos, 'el de Cádiz', in memóriam. Las Ventas, 24 de septiembre de 2017

El tercer "desafío ganadero", como era de prever, ha estado más concurrido que los dos anteriores, porque se ha programado como p...